“84, Charing Cross Road”, una petit bijou de Anagrama

“84, Charing Cross Road”, una petit bijou de Anagrama

0 votes
cover3

’84, Charing Cross Road’ de Helene Hanff.

La implicación es una virtud que se está perdiendo. Sin la participación de dos personas que apuestan por algo en lo que creen no hubieran sido posible muchas de las historias de amor que han dado la vuelta al mundo. La literatura se ha encargado de crear historias ficticias, pero las reales, las que son anónimas para el resto del mundo, se han convertido en un ejemplo de sabiduría. Es el caso de ‘84, Charing Cross Road’, una historia de amor por la literatura que no entiende de distancias.

‘84, Charing Cross Road’ no es precisamente una novela, tampoco un ensayo, sino una recopilación de cartas de la propia autora. En Octubre de 1949 en Nueva York, Helene Hanff escribió una carta a la librería Marks & Co., situada en el número 84 de Charing Cross Road, solicitándoles un libro. La carta llegó a manos de Frank Doel, librero de la casa, que a partir de ese momento tendrá que luchar para encontrar los libros que le encarga Helene Hanff desde la ciudad de los rascacielos. La correspondencia continuará durante veinte años, forjando así lazos de amistad con otros empleados de la librería.

charing-cross

Un día, en octubre de 1949, Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres.

Una simple carta es capaz de cruzar el charco y milagrosamente crear un vinculo indestructible a través de los años. De esa forma pensé en la desgana generalizada que empleamos los unos con los otros para relacionarnos. En esa decepción que nos invade cuando somos rechazados o en el nulo intento por saber algo más de la otra persona. Muchos amigos me justifican esta afirmación aludiendo a decepciones pasadas o a engaños que han destruido la confianza en el ser humano. Helene Hanff y Frank Doel nos emocionan por muchos motivos, aman lo que hacen. Los dos creen en la literatura, son almas solitarias y aunque los caracteres de ambos son completamente opuestos, la historia fluye como si se conocieran de toda la vida. A través de las cartas veremos los detalles de la vida de los personajes, comprobaremos las diferencias entre los estadounidenses e ingleses y seremos testigos de los años que están viviendo tras una guerra mundial.

Helen Hanff soñaba con viajar a Londres. Dejando a un lado que siempre empatizo con los personajes que pretenden conseguir algo, Hanff demuestra ser una persona solidaria, generosa y dispuesta a sentirse querida:

“Pero… no sé…, tal vez sea mejor que nunca haya estado allí. Soñé tanto con ello y durante tantísimos años… Solía ir a ver películas inglesas sólo para familiarizarme con las calles. Recuerdo que años atrás un muchacho al que conocía me dijo que las personas que viajaban a Inglaterra encontraban exactamente lo que buscaban. Yo le dije que buscaría la Inglaterra de la literatura inglesa,  y él asintió y me dijo:”Está allí.””

‘84, Charing Cross Road’ , es una pequeña joya que edita la editorial Anagrama. Una historia basada en hechos reales que nos devuelve la ilusión, un libro que habla sobre libros y una lectura íntima. De vez en cuando, pienso si a día de hoy sería posible una historia así. Probablemente si. Las redes sociales nos acercan a personas que viven a miles de kilómetros de nuestra ciudad, algunas de esas historias son verdaderas, se mantienen a lo largo de los años, y con un poco de suerte, sobreviven a un encuentro real.

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *