Amistad y faroles. Humor y vida en el Teatro Lara.

Amistad y faroles. Humor y vida en el Teatro Lara.

1 vote

La partida teatroHace tiempo que observo una tendencia: los chistes como tal, poco a poco se están perdiendo. Esa pequeña teatralización que unos cuentan con más gracia que otros, se ha visto eclipsada por una nueva forma de humor procedente del país de la comida basura, que es el monólogo.

Este tipo de humor, además de tener un sólo interlocutor, busca provocar nuestra risa contando cosas comunes y habituales de nuestro a día a día. Nosotros nos reímos cuando nos sentimos identificados o nos reconocemos en ese comportamiento, sea algo gracioso o no. No digo que sea bueno o malo, y dios me libre de juzgar que es humor y que no; pero esto es lo que pasa en La partida. Esta obra busca que como espectador te sientas identificado o que reconozcas determinadas situaciones, que muchas veces se acercan bastante a un cliché.

Esto hace que en determinados momentos la obra sea predecible y pierda un poco de ritmo, aunque cierto es que no tarda en recuperarlo. En gran medida ocurre gracias a los actores, que están realmente bien. Juan Lopez-Tagle, Alfonso Mendiguchía y Jorge Cabrera son reales y están más que creíbles en sus interpretaciones. Son graciosos en las partes humorísticas y aportan mucha intensidad en los momentos más dramáticos.

La partida en el teatro

El guión de Oscar Sanz Cabrera es una gran ensalada, tiene una base de comedia de enredo, aderezado con trozos de teatro generacional, con algún toque exótico de comedia de situación e incluso en algunos momentos llega a tocar el drama. Con todo esto y con el pretexto de la convivencia y de la comunicación, nos habla de manera organizada y coherente de un montón de situaciones: de relaciones humanas, ya sean de amistad o de pareja. Del amor y sus diferentes consecuencias: los celos e infidelidades. Y de la vida con sus crisis derivadas por la frustración al no haber conseguido unas expectativas.

Teatro LaraEn Barcelona,tres amigos desde el colegio a los que la vida les ha colocado en posiciones distintas, quedan habitualmente a jugar una partida de cartas en el piso donde viven dos de ellos. El autor nos muestra en clave humor y a partir de unos personajes un poco estereotipados diferentes clases sociales y diferentes momentos en la vida: un artista que se encuentra estudiando la tesis, un proletario que viene representado por un trabajador en una empresa de mudanzas; y el más adinerado, que trabaja en el sector inmobiliario. Todos ellos, venidos a menos y a los que les une una falta intrínseca de comunicación y una amistad demasiados años.

Un buen bocado de realidad como al que se enfrentan nuestros personajes, los cuales son prácticamente unos supervivientes.
Esta obra es una partida, la partida de la vida. Una partida que tenemos que jugar con más gente y en las que tarde o temprano todos acaban mostrando sus cartas.

luisvillar

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *