“Amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín”, los guiñoles de Lorca

“Amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín”, los guiñoles de Lorca

1 vote

La Compañía de Creación Escénica revive “Amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín”, una breve pieza teatral de Lorca pensada para guiñoles.

Don perlimplin y belisa en su jardinLorca entró en escena por la guitarra, tenedlo claro desde ya. Cuando veo una función que se sustenta en las palabras de Federico, busco su esencia en el sonido de la guitarra. Cuando leo algo de Lorca, en algún rincón de mi cabeza, suena la guitarra. En la cueva desde la que presencié esta función, también sonó su voz a través de la guitarra española.

Creo que aún no me he vuelto loca, es sólo que hay autores a los que se les percibe con algo más que sus líneas, su manera de imaginar, o crear. Y a Lorca le veo en la guitarra, primer elemento que aparece en escena en esta pieza de la compañía Creaciones Escénicas. Es un sonido que encierra en sus notas el drama, el olor a pueblo, una pasión, la muerte. Y están, no faltó nadie.

El genio andaluz escribió estas líneas que dirige Óscar Miranda, para ser interpretadas por guiñoles, un arte plagado de magia e imaginación, risas nerviosas, dedos que señalan al antagonista, y una visita ineludible al Retiro, a mi infancia. Pero esa es otra historia.

perlimplin y belisa

Amor de Don Perlimplín con Belisa en su jardín narra la historia de un solterón maduro  e ingenuo al que su criada Malcorfa convence para que se case con la bella Belisa. La joven, tras recibir el consejo de su madre, accede a este matrimonio por el dinero y las tierras que llegarán con el acuerdo. En su noche de bodas, Don Perlimplín empieza a descubrir lo que significa amar a una mujer; pero ella no siente nada por aquel pobre hombre, que vivirá entre resignación y una estúpida esperanza el camino hacia un trágico final.

Con esta pieza viajamos a un teatro diferente, donde los movimientos se acercan a la danza, y los gestos al mimo. Los personajes, interpretados por Paloma Sánchez de Andrés, Nacho Amado, María José Pírez y Julia Soto se convierten en marionetas, en muñecos guiados por una mano, unos versos…y una guitarra.

federico garcia lorca perlimplinBlancas caras de rosados mofletes. Gestos en hipérbole. Gritos ahogados o estridentes. Y contorsiones que nos mecen entre el drama y la comedia, entre el amor, y la ignorancia.

Desconocía esta pieza de Lorca, nunca me había sentado frente a ella -qué suerte la mía que aún me quedan muchos instantes por delante para bañarme en obras de la Generación del 27- , y la he disfrutado, casi tanto como las tardes de guiñol en el Retiro, casi tanto como los días de sol al aire libre, escuchando, en alguna parte, su guitarra.

 

Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín

Viernes 29 de enero (20:30h) y jueves de febrero (20h) en el Off de La Latina

ENTRADAS

 

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *