La amistad, todo un ARTE a interpretar

La amistad, todo un ARTE a interpretar

2 votes

Miguel del Arco dirige “Arte”, una comedia de Yasmina Reza protagonizada por un curtido elenco que nos lleva a pensar y reír a partir de una obra de ¿arte?

“Amistad” según el diccionario de la RAE viene a ser algo así como el afecto o simpatía que se establece entre personas que no son familia. Para mi esta definición se queda bastante pobre. Y es que algunos vemos la amistad equiparable a una relación de pareja. Con sus relaciones de dependencia, sus acciones dañinas, sus etapas, sus celos y su peligro de muerte por la mera acumulación de años y el inexorable desgaste que estos implican. Si tienes una relación, ya sea de pareja y que se haya extendido mucho en el tiempo, o un amigo que te exige más que una novia caprichosa, sabes de lo que te hablo.

Y esto es lo que se desprende de Arte. Yasmina Reza escribió este texto (que talentosamente han adaptado y traducido Fernando Gómez Grande y Rodolf Sirera) allá por el año del doblete musical entre Freddie Mercury y Monserrat Caballé, y ya en su día nos planteó a los típicos amigos de toda la vida con la clásica situación que poco a poco se les va de las manos. Quizás en el año en el que murió Camarón de la Isla no era un tema tan recurrente como ahora, por lo que no vamos a decir nada sobre la originalidad de la trama; pero es verdad que aunque hubiera sido escrita en este año, habría que disculpar a la obra por el brillante desarrollo del que tanto director, guionista o actores tienen la culpa.

El detonante de tan dramática y extrema situación es una obra de arte basada en la perpetrada por Kazimir Malévich en el año de la independencia de Estonia, la cual se carácteriza porque se ubica en el filo de una delgada línea entre la innovación y la estupidez. Pequeña bofetada a este snob mundo de precios desorbitados en el que nos convencen que si algo no te gusta es que no tienes capacidad de apreciarlo o entenderlo.

Pero en el fondo esto no va de diferentes visiones del arte, si no de diferentes visiones de la vida. De cómo estas maneras de ver el mundo en un principio caminaban de la mano como dos enamorados (de los que en el futuro tienen relaciones con dependencia, sus acciones dañinas, sus etapas, sus celos y su peligro de muerte por la mera acumulación de años y el inexorable desgaste que estos implican) y que con el paso de los años se bifurcan en dos posiciones totalmente diferentes: los que quieren que todo siga como siempre y los que evolucionan. Evolucionan o cambian según los primeros.

Ni que decir tiene que esto acaba en un maremoto que se lleva todo por delante.


Miguel del Arco,
director de la obra, nos presenta un escenario minimalista donde los tres actores absorben todo el peso del texto. Con una estructura de guión en la que va formando parejas temporales, que son pequeñas alianzas, y que cada poco tiempo van permutando entre los tres actores encontrándose siempre una situación de dos contra uno. Esto permite jugar con todos los elementos que tiene en la obra y saltarse algunas normas sin llegar a ser desconsiderado.

Roberto Enríquez y Cristóbal Suarez interpretan a dos personajes antagónicos y por tanto estos dos protagonistas focalizan la carga dramática en la mayoría de los momentos, interpretando geniales réplicas bidireccionales donde pueden lucirse gracias a las tablas que acumulan ambos actores, eso sí, sin dejar nunca de lado la parte cómica, porque me puse tan profundo que no conté que también te ríes mucho con Arte. Humor fino, con toque melancólico y algo cruel. Lo cruel que pueden llegar a ser los amigos por un exceso de confianza.

Completa el trio Jorge Usón. No sabría decir si es que el tipo de personaje es cercano, o si lo identificaba con algún amigo que siempre hemos tenido, o por la pena que da… pero se mete al público en el bolsillo, y hace suyo un personaje, que al no tener tanto protagonismo en las réplicas, el director le obsequia con un “speech” asombroso con el que nos dejó boquiabiertos a todos. ¿Qué como es el “speech”? Id a ver la obra…

Salíamos del teatro y una madre le iba diciendo a su joven hija que eso que acababa de ver era la amistad contada entre risas, que después de muchos años es así. A lo que la niña le contestó: “Eso me ha quedado claro, pero ¿al final que explicación le dan al arte?” Su madre no supo contestar.

¿Qué es el arte?
El arte es morirte de frío.

Arte

Dónde: Teatro Kamikaze

Cuándo: Hasta el 30 de julio, de miércoles a domingo.

ENTRADAS

luisvillar



Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *