‘Bodega de los secretos’, el refugio bajo tierra de los románticos

‘Bodega de los secretos’, el refugio bajo tierra de los románticos

0 votes

la bodega de los secretos ábrete, sésamoEn cierto modo es normal vivir en una ciudad como Madrid y sentir el impulso de salir a la calle durante horas. Tantas horas como el cuerpo aguante. Los madrileños han perdido el habito, si es que alguna vez lo tuvieron, de ir más allá de los puntos turísticos, y disfrutar de la ciudad sin poner barreras a lo desconocido. En estos días de verano me he lanzado a la calle para pasear por los parques, inaugurar las terrazas y buscar la sombra entre las calles traseras de las grandes avenidas. Y como siempre, este peregrinaje alocado, casi obsesivo, me ha llevado a conocer unas cuantas calles que dibujan un paisaje rural detrás del transitado Caixa Forum. Entre la calle Almadén, San Blas, y Alameda se puede trazar un circulo imaginario que encierra un micro hábitat compuesto por pequeñas galerías de arte, cafeterías naturistas, tiendas de costura, peluquerías vintage y hasta un taller de motos. Y para colmo, cuando crees haber recorrido estas tres calles sin parpadear, descubres un restauran bajo tierra, entre túneles secretos y pasadizos laberínticos.

La Bodega de los secretos pasa inadvertida, su calle es desértica y la fachada es tan discreta que casi no se distingue entre las paredes de ladrillo. Su afán de discreción no responde a un ocultismo conservador, sino a una estrategia de sorprender al que descubre este maravilloso lugar. Al entrar, tienes que bajar unas escaleras que te dirigen a las profundidades de los antiguos escondites en las guerras napoleónicas. Es en ese instante, comienzas a examinar cada rincón con la única intención de situarte en el tiempo.

Secreto ibérico con salsa secreta y pimientos asados. 17 euros.

Secreto ibérico con salsa secreta y pimientos asados. 17 euros.

El restaurante cumple con los requisitos de los más románticos. Los pasadizo subterráneos se convierten en centro de atracción de fantasías y miradas nostálgicas de una época histórica. Pero dejando a un lado su valor arquitectónico, los responsables de gestionar el espacio han sabido crear una atmósfera cálida, elegante y vanguardista. Aunque el local organiza eventos, cenas de gala, cocktails en salas privadas y almuerzos en los distintos rincones; la mejor manera de disfrutarlo es cenando en las mesas que se reparten bajo las hornacinas donde el vino reposaba hasta alcanzar su madurez.

“La Bodega de los secretos combina la belleza de un entorno mágico con una cocina Mediterránea de vanguardia”.

bodega de los secretos ábrete, sésamo blogLa carta es variada, y aunque se aleja de los precios económicos que solemos recomendar, la relación calidad-precio invita a darse un capricho romántico. Mi entusiasmo al ver la variedad me animó a degustar de primero una ensalada con queso de cabra, frutos rojos marinados y crujiente de parmesano. Antes de empezar con el primer plato, cuando aún sigues mirando a todas partes, te reciben con un aperitivo, en mi caso, con un gazpacho suave e increíblemente fresco acompañado de una cesta de pan de chapata con aceite de oliva. Dicen que los comienzos son difíciles, pero este resultó prometedor. La ensalada sació el regustillo del aperitivo dejando espacio para la mejor parte. De segundo escogí el Secreto ibérico con salsa secreta y pimientos asados. Cada trozo de carne se instala como un rescoldo de brasa jugando con el paladar. Ligero, con una guarnición dulzona y sobre una tabla de piedra más propia de la esencia rural.

Aunque la carta de postres se me antojaba irresistible (sopa de fresón con helado de yogurCoulant de Chocolate con helado de Mango…), preferí terminar la cena con esa sensación de ligereza que sacia el estómago sin arrollarlo. Además, después de descubrir lugares así, te entra la necesidad de volver a pasear por la ciudad para recordar el entorno, la conversación, los sabores… y hacer la digestión con el convencimiento de guardarte el secreto, de no compartir con nadie este lugar tan especial. Lo dicho, no se lo digáis a nadie, es un secreto.

  • Bodega de los secretos: Comida mediterránea vanguardista
  • Calle San Blas número 4 (ver mapa/cómo llegar)
  • Metro: Antón Martín, Atocha
  • Teléfono: 914 290 396/618 991 130
  • RESERVA aquí

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *