Carlo Cuñado, un artista multidisciplinar con un gran potencial

Carlo Cuñado, un artista multidisciplinar con un gran potencial

0 votes

Carlo CuñadoTodo empezó con un sueño. Una silueta negra se encargó de despertar el artista que dormía dentro de Carlo Cuñado. Una historia diferente, para un creador de arte igual de especial.

Carlo es un artista multidisciplinar; este joven es pintor, fotógrafo, escritor, y actor. Ninguna de las disciplinas que practica le define más que otra, él se considera creativo, a secas. Para él, “cada arte, cada técnica, tiene una función”, y eso le impide poder decantarse por alguna.

Hace poco, el Bar La Rosa acogió una exposición (“Spain is different”) organizada por La Estación Central en la que se mostraban las fotografías que nuestro artista había tomado a lo largo de la geografía española. Su forma de encontrar el instante y el color adecuado, es asombrosa.

“Lo que intento hacer con la fotografía es demostrar que el mundo es subjetivo. No hay nada objetivo. A todos se nos muestran unos materiales, unos lugares, que dependen de los ojos que los miren. Una misma escultura pueden fotografiarla varias personas y con cada una surge una fotografía distinta.” Bajo esta premisa, él dispara su cámara, y marca la diferencia entre una barcaza en Ribadesella que parece marcar el inicio de un viaje de fantasía; o un cúmulo de maderas abandonadas sin resquicio de belleza. “De toda la realidad se puede sacar un contexto”, nos dice; y con sus fotos delante, queda aún más claro.

Carlo Cuñado ábrete, sésamo

Fuente: Carlo Cuñado Fotografía (página de Facebook)

Las palabras tampoco se le resiste a este burgalés, que considera su faceta como escritor “la forma en que mejor me doy a conocer, como mejor me puedo mostrar. La escritura es la parte más íntima, lo que aflora en momentos de más tensión, más radicales. En los momentos de mayor carga dramática es cuando escribo.”

La pintura, desde mi punto de vista, es cómo más se divierte Carlo. Cuando voy a su encuentro para tener esta entrevista, está descalzo, a gusto, con las manos decoradas por los colores que va usando. De inmediato me acuerdo de lo que disfrutaba de pequeña con aquella “pintura de dedos” con la que tenías carta blanca para mancharte de arriba a abajo. Él tampoco utiliza pinceles, la herramienta que usa para pintar es su cuerpo: lengua, brazos, codos, incluso escupiendo crea sus cuadros. “La pintura es una forma de jugar con al realidad, de darle forma”, y para este juego, no ha necesitado ni formación en artes plásticas, ni una paleta de pintor al uso.

Carlo Cuñado trabajando en la performace "Dedicado a los Malos"

Carlo Cuñado trabajando en la performace “Dedicado a los Malos”

Ya os lo anunciaba en la primera línea: todo empezó con un sueño. Un sueño fue el responsable de que empezara a aflorar toda la creatividad que Carlo Cuñado había demostrado de alguna manera desde muy pequeño; creando historias con objetos que encontraba, o montando sus particulares mercadillos.

El primer sueño revelador le llevó hasta París. “Mientras caminaba, apareció una figura negra, de unos dos a tres metros. Una figura humana. Me agarraba del brazo derecho. Esa persona era ciega y la única forma de que pudiera ver, era a través de lo que yo fotografiaba. Iba dando al “click” a cada momento, a mi cara, a su sonrisa, para que lo pudiera ver.” Carlo despertó del sueño, y a los pocos días decidió apuntarse a un curso de fotografía. De esta revelación sólo ha pasado año y medio.

Al tiempo, volvió a aparecer en un sueño la misma silueta. “Esta vez, en lugar de ser ciego no podía hablar, la figura humana era muda. Me tocaba y yo sentía lo que él quería decir, sabía quién era esa silueta, él era yo. Quería decirle a un chico, o chica, no recuerdo, que lo amaba. La única manera de que él pudiera hablar era a través de lo que yo escribía. Me levanté y empecé a escribir ese sueño.”

Y de la misma manera, Carlo descubrió que necesitaba pintar, en otra ensoñación. “Esa silueta negra estaba en una silla de ruedas, no podía hacer ningún movimiento. Quería darle un abrazo a su padre antes de morir, pero él estaba en una camilla, tampoco podía levantarse. La única manera de que se abrazaran y tocaran era a través de mis movimientos sobre un lienzo. Yo me movía fusionando pintura e interpretación.” De ahí, que Carlo sólo pinte con su cuerpo.

Carlo Cuñado Ábrete sésamo 2

Carlo Cuñado en la performance “Hungry for the power”
Fuente: Carlo Cuñado Pintura (página de Facebook)

Carlo Cuñado ha empezado a entregarse al arte por completo desde hace menos de dos años; y muestra sus obras desde el pasado octubre. Ha tardado en exponer sus pinturas, fotografías, o escritos, porque de esta manera muestras tus creaciones más personales, te abres de algún modo. Y como bien dice, “hay demasiadas agujas como para desnudarse.”

La primera vez que hizo público alguna de sus creaciones, fue un momento tan original, como los sueños que le llevaron a dar vida a su vena creativa. Carlo estaba de visita en Luxemburgo, y cuando iba a buscar a una amiga, el coche le dejó tirado, sin móvil, en mitad de la carretera, en medio de la nada. Desesperado, empezó a escribir una Carta para los buenos, y otra Carta para los malos. Con sus palabras agradecía a los buenos y malos de sus vida que le hubieran ayudado a convertirse en quien era. Subió estos textos improvisados a Facebook, y al cabo de los días, descubrió cientos de “me gusta” y que habían sido compartidos en repetidas ocasiones.

Una leve dislexia no le impidió seguir escribiendo hasta alcanzar 30 cartas. Con el apoyo de amigos, familiares, y la euforia de saber que hacía algo que le apasiona, las editó por su cuenta y presentó hace una semana en Espacio Catorce el libro que las reúne: No puede volver a dormir tranquilo aquel que un día abrió los ojos.

La explicación del título es tan evidente como compleja. “Cuando sientes la vida, no puedes volver a vivirla. Para mí hay dos caminos, vivir la vida, o sentir la vida. Vivir es fácil, puedes hacerlo con una corbata en el cuello y llevado cada día un maletín en la mano. Pero sentirla es arriesgado.”

Carlo Cuñado ábrete sésamo 3

Carlo Cuñado en el Viva No Carpet Festival
Foto: Giuseppe Marconi

El libro de Carlo Cuñado será publicado dentro de poco por alguna de las editorial interesadas; y tanto los cuadros como las fotografías podéis verlos y comprarlos en la Galería que La Estación Central tiene e su página web.

Como todo joven emprendedor (y además creativo) en la actualidad, Carlo ha encontrado problemas que impiden o dificultan la creación artística. El primero, para no variar, la inexistencia de ayudas por parte de instituciones públicas; preocupadas por todo, excepto por la cultura.

Además, nuestro artista apunta que “vender fotos es complicado si no te dedicas a la moda”. Y para no quedarse de brazos cruzados ante esta situación, ha puesto en marcha el proyecto Fucking Moda, con el que aboga por hacer fotografía de moda diferente, alejado de los cánones de moda y para la moda.

Otra de las piedras del camino para un artista que empieza es precisamente que “por ser joven no confían en ti, porque no tienes trayectoria”. Pero por fortuna parece no importarle, porque los botes de pintura y la cámara fotográfica siguen operativos.

Fuente: Carlo Cuñado Pintura

Fuente: Carlo Cuñado Pintura

Carlo Cuñado no va a parar, por más obstáculos que unos y otros decidan colocarle delante. Seguirá criticando el auge de la moda frente al desarrollo creativo desde Fucking Moda, maquetará su libro para que podáis comprarlo cuanto antes a través de la editorial que finalmente se haga con el, trabaja en el guión de un largometraje, y seguirá llevando sus performace a festivales y salas que estén interesadas. Además, si queréis conocer su obra y verle en acción, estará trabajando y exponiendo en Espacio Catorce hasta el próximo 10 de enero.

Ahora que le conocéis mejor, seguro que nos encontramos más veces por alguna de sus exposiciones, que además de mostrar sus trabajos, siempre vienen acompañadas de sorpresas a cargo de otros jóvenes artistas: músicos, escritores, actores. Nada de lo que rodea a Carlo Cuñado es suceptible de aburrir, prometido.

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *