“Ciclos atánicos”, teatro para una noche perversa

“Ciclos atánicos”, teatro para una noche perversa

5 votes

“Ciclos atánicos”, de Carlos Atanes, inunda el viernes del Off de La Latina de perversión, filias sexuales de índole diversa, y humor negro.

off de la latina y carlos atanes“¡Romances bizarros! ¡Depredadoras psíquicas! ¡Necrofilias finas!”

Esto es lo primero que te llega del trabajo que protagonizan Juan Reguilón, Ana Bercianos, Javier Sáez y María Kaltembacher en el corazón del barrio de La Latina. Con semejante reclamo para el viernes noche, es difícil decir que no.

De dramas andamos bien servidos, los experimentados por uno mismo, y los inventados para desahogar los nudos de lágrimas con historias ajenas. La sonrisa fácil buscan robárnosla a través de multitud de caminos, desde los chistes de Jaimito a los bebés comiendo limón en YouTube, infinidad de estímulos van a arrancarnos risitas más o menos sonoras. Las historias románticas catalogadas como normales, nos abordan en sobremesas televisas, libros, una ilustración, las fotos de la boda de tu prima, o en la parada de autobús cuando vemos a la parejita abrazarse. ¿Pero qué pasa con la perversión como motor de carcajadas, o como método de exploración de la mente humana, o como vía de escape del estrés rutinario? No es tan frecuente, y aún está por explotar… al menos en los escenarios.

Carlos Atanes escribe y dirige Ciclos Atánicos, una comedia negra que a través de tres episodios independientes juega a tantear facetas oscuras y perversas que aguardan más latentes que despiertas, en el ánimo del ser humano.

carlos atanes en off la latinaCuatro personajes dignos de estudio deambulan a través de tres sketches que lleva la depravación a límites poco explorados: Romance bizarro, La depredadora y Necrófila fina. Bajo estos títulos adquieren alas los deseos más turbios, disfrutas o te rebelas ante la crueldad ejercida por pura diversión, y descubres cómo las relaciones familiares atraviesan el tiempo, el espacio, y los muros.

Ciclos atánicos es una píldora teatral contra el aburrimiento, y asumo que me dejó con ganas de más. Con la risa a medias, la luz se apagó, y se acabó. Esta vez el clima de expectación lo rompieron los focos apagados y no unas luces incitando a que abandones el bar. Aplaudí, aunque pensaba que era muy pronto para que aquel festín de sordidez y teatro se acabara… pero un viernes de comedia diferente, no se merecía menos, así que, sólo me queda decir, que viva la perversión, y que viva más en el teatro.

Ciclos atánicos, de Carlos Atanes

Viernes a las 22h en el Off de La Latina

ENTRADAS

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *