“Como si pasara un tren”, naturalidad y poesía en La Trastienda

“Como si pasara un tren”, naturalidad y poesía en La Trastienda

0 votes

Adriana Roffi dirige la comedia dramática Como si pasar un tren, un texto cercano y poético escrito por Lorena Romanín y que protagonizan María Morales, Marina Salas y Carlos Guerrero.

Como-si-pasara-un-trenSentados en un sofá, en la sala principal de La Trastienda, nos esperan los tres actores que ponen cuerpo y alma a la obra Como si pasara un tren. Están tranquilos, charlando entre ellos, ajenos a las miradas que según toman asiento, se fijan sin disimulo y acuciantes sobre los anfitriones.

Y la misma naturalidad que se hace tangible al comenzar la función se quedará con nosotros la siguiente hora y diez. Ante nuestros ojos una familia, poco convencional, pero no tan extraña. Los actores, desde los primeros minutos, consiguen que olvides que estás en el teatro y que ellos están recreando otras vidas para ti, en Como si pasara un tren te sientes como un vecino mirando por la ventana, observando curioso con el ceño fruncido por la empatía.

Susana vive en una pequeña ciudad de provincia con su hijo Juan Ignacio, que tiene un retraso psicológico y al que ha tenido que criar ella sola desde que su marido les abandonara a su suerte. Este golpe la convierte en una madre sobreprotectora, convirtiendo en peligroso el plan más inocente. El miedo a sufrir o perder hace que quiera envolver su vida y la de su hijo en papel de pompas. El equilibrio que ha conseguido para ser feliz se removerá tras la llegada de Valeria, su sobrina adolescente, a la que la madre manda “al campo” después de descubrir que fuma marihuana.

Una trama sencilla, unos personajes muy definidos, no hay necesidad de exagerar el drama, ni abusar del humor, ni forzar ninguna situación. El verbo que mejor explica el desarrollo de la historir es “fluir”, de una manera tan real que erizaba la piel.

Promo-TREN-web-LT-851x500

La primera joya de la obra: la actuación de María Morales, actriz nominada al Goya por su papel en Todas las mujeres. Ella es la madre angustiada, una superviviente emocional que sacrifica su derecho a contar la verdad por regalarle buenos recuerdos a su hijo. La adoras, quieres ser tú quien reciba una de sus llamadas para que te cuente, con una frescura innata, cuáles son los últimos cotilleos del pueblo.

Carlos Guerrero, el más joven del elenco, me dejó perpleja. Compartí función con sus padres, que vinieron de Málaga a ver a su vástago, y desde luego volverían a casa henchidos de orgullo, porque el papel de su hijo no era nada fácil, y lo bordó. Carlos interpreta a un joven con deficiencia psíquica sin caer un instante en la exageración, controlando la dosis perfecta de ira y el tiempo que tardaba en recuperar la cordura sin resultar caricaturesco. En mi opinión, brillante.

Y cierra el trío que me conmovió la televisiva Marina Salas, que me hizo disfrutar mucho-y me dio una grata sorpresa- con su actuación en el teatro. Quizás más de uno me ponga en su lista negra después de leer lo que viene a continuación, pero los actores y actrices que sólo conozco por la televisión, no se terminan de ganar mi sincera ovación, por muy buenos que sean, hasta que no los tengo delante, sin barreras, en un teatro; y esta actriz se ha ganado mi aplauso, de corazón. Marina derrocha energía en una casa quizás demasiado rígida y recuerda a su familia que hay algo llamado deseos, sueños y que todos debemos, al menos, intentar cumplir.

Tren7-851x450Como si pasara un tren es una preciosa historia, cargada de matices poéticos, escrita por Lorena Romanín y dirigida por Adriana Roffi (la conocimos, también en la dirección, con Las Hermanas Rivas). La puesta en escena de este texto está cargada de detalles que estoy segura, repitiendo mi paso por la sala, conseguiría exprimir aún más. Un viaje en tren, disfrutando de los colores del paisaje a través de la ventanilla. Un baile que alivia las penas. Una comida en familia donde sobran silencios. El primer viaje al colegio sin compañía.

Con esta obra ya son tres funciones que hemos vivido en La Trastienda, y en las tres acabamos aplaudiendo con una gran sonrisa y agradecidos. Tres de tres, lo único que puedo decir es que estoy preparada para seguir llevándome a casa grandes descubrimientos.

Como si pasara un tren

La Trastienda (calle de Sierpes, 2. La Latina)

Viernes 13 de junio, y sábado 14 a las 22:15. Domingos 22 y 29 de junio a las 20:00h.

Entradas llamando al 616 51 16 14

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

1 Comment

  1. Pingback: Conversación con Luna Paredes, una tarde de complicidad y teatro - Ábrete, Sésamo | Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *