“El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, una novela de Jonas Jonasson

“El abuelo que saltó por la ventana y se largó”, una novela de Jonas Jonasson

0 votes

el abuelo que salto ábrete sésamoCuando sea mayor quiero ser como Allan Karlsson. Bueno, ser, y recordar todo lo que este intrépido anciano alberga en su memoria; porque durante sus cien años ha cosechado experiencias que agotan de sólo imaginarlas. Jonas Jonasson escribe El abuelo que saltó por la ventana y se largo, y ha creado a mi nuevo héroe: el centenario curtido.


Allan Karlsson es un anciano que nunca ha admitido de buena gana las imposiciones porque sí, y mucho menos si quien dictaba sentencia no emplea buenas formas y una actitud simpática. Alice, la “guardiana” de la residencia, incumple las condiciones necesarias para que Allan esté cómodo, así que el día que todos está organizando celebrar sus cien velas ; él se escapa por la ventana, con pantunflas y sin mochila.
Así de radical es este aparentemente adorable ancianito. Con ganas de vivir un poco más, y sabiendo que poco tiene que perder, inicia una aventura en la que las casualidades y la improvisación harán que este abuelo reviva los años en que su vida era una sorpresa tras otra.

Mao Tse-Tung y su esposa, Jian Qing (a quien Allan rescata de manos enemigas), en una foto de 1946. Fuente: Wikipedia

Mao Tse-Tung y su esposa, Jian Qing (a quien Allan rescata de manos enemigas), en una foto de 1946.
Fuente: Wikipedia

La estación de autobuses será el punto de partida de sus delitos; porque sí, este viejete no tiene edad para carreras, pero sí para esquivar a las autoridades y a una banda de criminales que persiguen la maleta que acaba de robar, y que jamás sospechó que portaría… ¡cincuenta millones de coronas suecas! El azar (o las vías del tren) le llevarán hasta su primer compañero de viaje, Julius Jonsson, un septuagenario rebelde, tan acostumbrado a apropiarse de las posesiones ajenas, que no verá obstáculo moral en acompañar a su nuevo amigo.
Estos dos ancianos volverán locos a los policías, que creían investigar un secuestro, y las evidencias apuntan a que los indefensos abuelos, no son lo que parecen.
Y… ¿Cómo se le ocurre a un señor centenario emprender la huida con una maleta robada a jóvenes delincuentes? La respuesta está en la vida del viejo Karlsson, en la que hay espacio para participar en los momentos más cruciales de la historia mundial. Allan combatió en la Guerra Civil Española, y aunque luchó en el bando republicano, terminó salvando la vida a Franco; después tomó copas con el presidente americano Harry Truman, provocó la ira de Stalin, fue parte fundamental en la creación de la bomba atómica de Estados Unidos, y la de su archienemiga URSS. Entre tanto, le dio tiempo de salvar a Jian Qing, esposa del dirigente comunista Mao Tse-Tung; conocer a Herbert Einstein, el supuesto hermano tonto del Premio Nobel, a compartir avión con Winston Churchill, y ha viajar en submarino. Esto si son cien años aprovechados, y no la lista de momentos que puedo llevar yo acumulada.

Harry Truman, compañero de copas y risas de un joven Allan Karlsson. Fuente: Wikipedia

Harry Truman, compañero de copas y risas de un joven Allan Karlsson.
Fuente: Wikipedia

El abuelo que saltó por la ventana y se largó es una de las novelas más divertidas que he leído, una de esas obras que a veces provoca momentos incómodos en el transporte público, como la carcajada en soledad, o las caras que indican que estás conteniendo la risa. Allan Karlsson protagoniza escenas a las que, inconscientemente, mientras leo, pongo la banda sonora de Benny Hill. Este libro esconde un toque de humor inglés que no imaginaba que tuvieran los autores suecos, a los que por costumbre, les asociaba más a la novela negra. El libro son 412 páginas que no puedes parar de leer, porque Jonas Jonasson utiliza una estructura con la que nos mantiene en vilo todo el tiempo: primero viajamos a la juventud y madurez de Allan, y el capítulo siguiente a la surrealista situación actual. Entre un salto en el tiempo y otro conocemos al personaje, nos encariñamos con él, y comprendemos su filosofía de vida.

Cuando cerré el libro por última vez, comprendí porqué el abuelo con una chaqueta de terciopelo rosa y una bomba asomando en el bolsillo, era algo más que una portada incitadora. El abuelo que saltó por la ventana y se largó tiene elementos de sobra para ser merecedora del libro del año en 2010, y acumular millones de ventas; esta vez, el éxito no es resultado de la publicidad.

El autor

Jonas Jonasson, autor del libro. Fuente: akademibokhandeln.se

Jonas Jonasson, autor del libro.
Fuente: akademibokhandeln.se

Jonas Jonasson nació en 1962 en Växjö, una pequeña ciudad al sur de Suecia. Este periodista y productor televisivo, decidió empezar una nueva vida y escribir la novela que llevaba años persiguiendo. Se instaló entonces en Ponte Tresa, localidad situada junto al lago de Lugano, en Suiza, y escribió El abuelo que saltó por la ventana y se largó, que se ha convertido en un éxito literario traducido en más de 35 lenguas. Actualmente vive en un su país natal, en una pequeña isla en el mar Báltico.

Para terminar, una dosis de la práctica filosofía del encantador Allan Karlsson, un centenario muy peculiar:

La armonía suprema se hallaba en una tumbona a la sombra de un parasol en un país de clima soleado y cálido donde te sirvieran bebidas de todo tipo.

Titulo: El abuelo que saltó por la ventana y se largó
Autor: Jonas Jonasson
Traducción: Sofía Pascual Pape
Editorial: Salamandra, 2012
Edición original: Hundraaringen Som Klev Ut Genom Fönstert Och Försvann, 2010

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

1 Comment

  1. Pingback: "Las manos más hermosas de Delhi", de Mikael Bergstrand - Ábrete, Sésamo | Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *