“El lobo de Wall Street”, una obra maestra de Martin Scorsese

“El lobo de Wall Street”, una obra maestra de Martin Scorsese

0 votes

lobo de wall streetJordan Belfort fue acusado y declarado culpable por manipulación en el mercado de valores, lavado de dinero y otros delitos vinculados con las altas finanza, y que a los pocos doctos en el mundo bursátil nos suenan a chino. En la cárcel entabló amistad con el actor, músico, y activista Tommy Chong, quien le instó a escribir sus memorias; y si no fuera porque han corroborado con el protagonista real cada escena, diría que El Lobo de Wall Street es una visión exagerada y esperpéntica del poder del dinero y la facilidad de ser corrupto, pero terminar como un héroe. Su veracidad, la capacidad de generar incomodidad en el espectador, y la mordacidad de sus diálogos y escenas, consiguen que esta película esté considerada por gran parte de la crítica como una nueva obra maestra del director Martin Scorsese.

lobo-Wall-StreetEl Lobo de Wall Street es una película basada en los libros autobiográficos que ha escrito el corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort (papel que interpreta Leonardo DiCaprio). Belfort era un joven honrado que perseguía el eterno sueño americano, y para conseguirlo, decide montar con un equipo de “discípulos” muy aplicados la agencia Stratton Oakmont,  desde donde vende acciones a un precio mucho mayor del real. Con tan sólo 26 años Belfort es multimillonario, y con el tiempo, la ambición y el dinero fácil terminarán por corromperle hasta llenar su vida de una constante sucesión de dólares, poder, mujeres, y drogas. El final de este trepidante y arriesgado ritmo de vida no deja indiferente a nadie.

margot robbie y leonardo dicaprio

Margot Robbie y Leonardo DiCaprio

El elenco que protagoniza este largometraje es inigualable. Leonardo Di Caprio hipnotiza en cada escena, te deja atónito frente a la gran pantalla con su mimetización con el broker. Tiene muy merecido su reciente Globo de Oro a mejor actor de comedia por este papel, y considero que es un gran momento para que pueda llevarse a casa su primer Óscar. Margot Robbie, despampanate compañera de cama y riquezas de DiCaprio, es la nueva musa de muchos cineastas, y después de pasearse como Naomi LaPaglia en este film, recibe una lluvia de ofertas y proyectos que, entre otros papeles, le llevarán a encarnar a Jane en la nueva versión de Tarzán (dirigida por David Yates).

Jonah Hill, que interpreta a Donnie Azoff, compañero de juergas del “Lobo”, hizo todo lo posible por estar en esta película; de hecho, desesperado por trabajar con Scorsese, aceptó sin pensárselo cobrar el salario mínimo que exige el Sindicato de Actores Estadounidense, algo poco común en los estudios de cine americanos (no pongo la cifra a la que hago mención porque se me saltan las lágrimas y podría herir la sensibilidad de múltiples actores patrios).

Mención especial al transformadísimo Matthew McConaughey (aparece con un breve pero intenso personaje), que en este último año acumula unas películas en las que consigue que olvidemos su rubia melena de galán en comedia románticas, y empecemos, con algo de recelo, a postrarnos a sus pies. Estoy ansiosa de confirmar esta revolución interpretativa que experimenta McConaughey con su papel en Dallas Buyers Club, con seis nominaciones a los Óscars, incluido mejor película, y mejor actor.

El audaz guión está firmado por Terence Winter (responsable entre otros de las tramas de Los Soprano) y el siempre magnífico Howard Shore (ganador de numerosos galardones, entre ellos el Óscar por su trabajo en El Señor de Los Anillos: el retorno del rey) es el encargado de poner música a esta crítica agresiva sobre el delirante poder del dinero.

EL LOBO DE WALL STREETEn cuanto a los premios, El Lobo de Wall Street tiene 5 nominaciones en los Premios Óscars, incluyendo mejor película y director; en los Globos de Oro, Leonardo Dicaprio consiguió el galardón a mejor actor de comedia; y además, el film tiene varias nominaciones importantes en los Premios de la Crítica Estadounidense, y los Premios Satellite.

Martin Scorsese ha creado una película que al terminar te deja una sensación amarga por lo realista y obscenamente cómica que es su historia. Durante tres horas, puedes recrearte en los frívolos excesos que, con la que está cayendo, resultan insultantes para la mayoria de terrestres. El Lobo de Wall Street, que para mi gusto podría prescindir de media hora de consumo de drogas y fiestas varias, es una película ácida y muy divertida, para entender el estresante mundo de los brokers, y cabrearte un poco más ante la cómoda situación de los ricos que viven mejor de lo que tu sueñas, y para dormir tranquilos tan sólo necesitan hacer bien sus trampas.

 Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *