“El padre”: Héctor Alterio divierte, conmociona y noquea al público

“El padre”: Héctor Alterio divierte, conmociona y noquea al público

1 vote

Héctor Alterio protagoniza “El padre”, una conmovedora historia sobre la vejez y el olvido escrita por Florian Zeller, que adapta y dirige José Carlos Plaza.

el-padre-cartelMi padre lloró. Él dijo que hacía mucho calor en el teatro y sudaba. ¿Por los ojos? Sí, claro. A mí, que conozco a mi progenitor, al que posiblemente sólo haya visto llorar cuando perdió al suyo -y a escondidas-, mi primera línea me valdría como crítica. Suficiente. Héctor Alterio hace que las personas con mayores dificultades para expresar emociones suden por los ojos, y punto. Pero entiendo que los lectores de Ábrete Sésamo queréis algún detalle más, y yo me debo a mi público, como los artistas.

El padre habla de la vejez, de la fea, de la vejez teñida de olvido, de caras que se desdibujan, de historias que van perdiendo el color, de habitaciones que cada vez son más pequeñas, más pálidas.

Héctor Alterio interpreta a Andrés, un anciano que padece Alzhéimer, y que contra todo pronóstico, consigue hacernos reír con los malosentendidos que su cabeza empieza a confeccionar para asimilar su realidad. El padre te mantiene en el continuo dilema de si reír o llorar. El Alzhéimer es un protagonista que ocupa muchas pantallas y escenarios, es difícil que un guión cuente algo diferente, que sorprenda, pero el autor de este texto, lo hace. En esta obra se dibuja el drama de los silencios en la memoria de un modo original, no se le nombra, porque ya se le conoce. Nos lleva hasta la terrible enfermedad desde los ojos confusos del enfermo, y juega en este viaje con una escenografía que habla tanto como el elenco. No dejéis de fijaros en ella.

Alterio se merece su propio párrafo. Su propia reseña. Es una prolongación del teatro, yo llegué a confundir su interpretación con olvido verdadero, llegué a preocuparme de la salud mental de la persona real, hasta que empecé a conocer al personaje. Naturalidad es una palabra que no se acerca a lo que quiero decir, y genialidad me parece demasiado usada para la maravilla que consiguió este veterano actor con el público. Todos en pie. Todos. Aplaudiendo que un señor de 87 años permaneciera con todos nuestros corazones en un puño durante más de una hora, sin aflojar. Qué suerte haberle disfrutado en un escenario, qué suerte.

La versión original de este guión, Le Père, está escrita por el dramaturgo francés Florian Zeller y se estrenó en 2012 en el Théâtre Hébertot, consiguiendo premios tan importantes como el Molière a Mejor Obra en 2014 y excelentes críticas en Inglaterra o Argentina, donde la versión fue dirigida por Daniel Veronese y protagonizada por Pepe Soriano. El padre también fue llevada al cine en 2015 por Philippe Le Guay, director que personalmente recomiendo por lo que disfruté de él con la película Moliere en bicicleta.

José Carlos Plaza adapta y dirige la versión española de El padre, y marca con sublime batuta a un reparto formado por el inmenso Héctor Alterio, Ana Labordeta, Luis Rallo, Zaira Montes, María Gonzalez y Miguel Hermoso. Aunque, seamos sinceros, esta obra tiene un reclamo incuestionable y un mago único. El resto del elenco hace que brille más, no porque ellos sean malos, ni mucho menos, su participación es fundamental, genera vida; pero Alterio ilumina distinto, los años sobre las tablas se le escapan en las palabras y los gestos de una manera que noquea a quien le observa.

Como comentario final, para terminar de hacer hincapié en que esta función es imprescindible, recordad: El padre puede provocar sucesos paranormales como que sudes por los ojos. Yo he sido testigo.

El padre
Fecha: De martes a domingo hasta el 27 de noviembre
Horario: M-V 20 h, S y D 19h
Dónde: Teatro Bellas Artes
Dirección: 
Calle del Marqués de Casa Riera, 2

ENTRADAS

 

Iduna Ruiz de Martín

@IdunaRuSol

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *