“El plan”, destino y crisis con los ojos de Ignasi Vidal

“El plan”, destino y crisis con los ojos de Ignasi Vidal

0 votes

Ignasi Vidal dirige a un elenco que remata con sus grandes actuaciones un texto que retrata con ironía y sorpresas aturdidoras la crisis laboral y económica en que estamos sumergidos.

"el plan"El plan es un texto magnífico, quiero que quede claro desde la primera línea, porque todo lo que escriba a continuación sólo debe servir para acompañar o reafirmar esta idea clave. El primer punto a favor de este trabajo escrito y  dirigido por Ignasi Vidal es la decoración en la que se sumerge el público, no falta un detalle: las matrioskas sobre el televisor (lease cualquier objeto inútil de los tantos que salpican los salones de cada uno), el teléfono inalámbrico, las páginas amarillas que nadie usa, el cenicero, un sofá estándar, sin alardes de grandeza. Sin saber de qué tratará esta obra de teatro, intuyes que hablará de una situación cercana, porque esa bien podría ser tu casa, o la de tu tío, o la del vecino de enfrente, o la de tu mejor amiga. La reconoces, te sientes rodeada de un ambiente familiar, te relajas, y aparecen ellos, los tres actorazos que dan voz y forma a unas palabras que ya de por sí iban repletas de contenido.

Paco, Ramón y Andrade son los protagonistas de un día en el que todo parece ser normal para tres parados cuarentones, a quienes pocas cosas pueden hacerles olvidar que su fábrica se ha trasladado a Polonia, que las facturas deben seguir pagándose y que la semana parece tener muchas más horas que cuando estaban trabajando. Tienen un plan -meticulosamente minutado- para ahogar el aburrimiento, pero el destino, la crisis, o quizás la naturaleza humana, van a encargarse de que nada surja como lo habían previsto.

el-plan_

Los actores Javier Navares, Chema del Barco y David Arnáiz defienden con una naturalidad admirable un tema que de ser interpretado con un mínimo golpe de sobreactuación, no habría funcionado. Por desgracia no creo que haya alguien leyendo estas líneas que no sepa reconocer el halo ausente, gris, de alguien a quien acaban de despedir, con 40 o 50 años, que sabe la dificultad de conseguir una nueva oportunidad, y cuya mirada empieza a reflejar de manera automática el miedo ante un futuro incierto y la frustración que viene adscrita. ¿Tenéis ese rostro en mente? Pues los actores estaban sufriendo ese drama generalizado, porque no me chirrió ni una de las arrugas de expresión que pusieron sobre el escenario.

el-plan_Con un humor ácido que rebaja el dramatismo de la situación a través de las risas inevitables, y una trama ágil y adictiva, que te obliga a fruncir el ceño tratando de averiguar qué ocurre, El plan se va revelando como un ensayo sobre humanidad y crisis donde fumar un porro o desayunar en un bar, serán tan decisivos como el poder del sistema límbico o la existencia del libre albedrío.

Ignasi Vidal dibuja en este texto (publicado en 2013 por la editorial Bartleby) a tres perfectos perdedores, en torno a los que la vida parece desarrollarse sin que ellos puedan hacer nada por frenar, cambiar, o decidir sobre el destino que parece haberles tocado.

Repito la idea con que empezaba este artículo: El plan es un texto brillante; y  las armas con que llega al público -dirección, interpretaciones, escenografía, efectos sonoros- lo encumbran hasta convertirlo en uno de los posibles trabajos que veremos durante años  girando por salas alternativas y teatros mayores, La pensión de las pulgas es sólo la casilla de inicio, ya lo veréis…

 

El plan, de Ignasi Vidal.

Hasta el 3 de marzo, y del 11 de abril al 3 de mayo, en La pensión de las pulgas.

Lunes a las 20.00, sábado a las 13.00, domingo a las 17.30.

Entradas

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *