“El último vuelo de Saint-Exupéry”, imaginación por las nubes en Nave 73

“El último vuelo de Saint-Exupéry”, imaginación por las nubes en Nave 73

0 votes

La compañía Teatro de Poniente vuela en torno a la figura de Saint- Exupéry y nos presenta al hombre que se esconde más allá de su obra maestra, El Principito.

el último vueloSin escuchar una palabra, sólo observando la respiración de los actores que permanecen inmóviles rodeados de una evocadora escenografía, ya estás completamente dentro de las nubes, del desierto, del suelo que pisará el escritor y piloto Antoine de Saint- Exupéry.

Ana Parra empieza a contorsionar todo su cuerpo y por unos instantes se convierte en pesadilla, en tétrica ánima. Ella será narrador, guía, amigo, amante, esposa, muerte. Es todas las piezas que le faltan a Saint-Exupéry para recomponer los recuerdos de su vida y despedirse con la memoria intacta.

Es la dulce y fantasmagórica bailarina quien comienza este cuento, este recorrido que se inicia con el accidente aéreo que supuso el último viaje del escritor que siempre quiso volar.

Ana Parra y Antonio Velasco en "El último vuelo de Saint-Exupèry" Fotos de Fernando López

Ana Parra y Antonio Velasco en “El último vuelo de Saint-Exupèry”
Fotos de Fernando López

Este vuelo tiene el sello indiscutible y mágico que inunda las obras de Teatro de Poniente, quienes empezamos a curtirnos en sus detalles, lo sabemos. Antonio Velasco, enorme en su papel, consigue una vez más que subas con él al avión que pilota, que veas las nubes que se cruzan en su camino, incluso que las toques. Cuando viaja a la infancia del escritor, juegas a su lado a través de un mundo creado para ti, con tormentas y piratas. “Cuando te haces adulto la infancia se convierte en un lugar lleno de sombras. Todo empequeñece” escribe Mon Hermosa, pluma de esta obra. Por suerte, ni sus textos ni mi imaginación han dejado entrar semejante oscuridad.

Antoine de Saint-Exupéry probablemente no fue el hombre que mejor supo querer, pero entre las tinieblas busca sin cesar a Consuelo Suncín, su esposa, la rosa de su libro eterno, a la que protege de las corrientes de aire bajo una campana de cristal. Además de las mujeres que amó, recuerda a grandes amigos como el también aviador André Prevot, o a personajes históricos como Buenaventura Durruti. Todos avanzan ante los ojos de un público reconvertido en las estrellas irreconocibles e inquietantes de un cielo que al protagonista le resulta muy parecido al que observaba su pequeño príncipe.

el último vueloEl equipo técnico termina de bordar el poético trabajo escénico de Antonio Velasco y Ana Parra. Desde la batuta de Iria Márquez, pasando por el juego con la iluminación de Sergio Balsera y Miguel Velasco, el entorno sonoro creado por el joven Vaz Oliver, las coreografías de un grande como es Alberto Velasco o la forma de inmortalizar instantes de Fernando López. Dejo para el final de este repaso por los magos de la funcion el vestuario de Ester Lucas Jaqueti, parte fundamental del movimiento de Ana Parra, quien hace maravillas con sólo mecer las telas que la envuelven.

Las interpretaciones de los dos maravillosos actores son el elemento que da la cara dentro de un proyecto formado por grandes profesionales, unidos para dar vida a una historia que busca responder preguntas que ya empezaron a contestarse cuando en el año 2008, Horst Rippert, expiloto de la Luftwaffe, explicó cómo había derribado un avión de las mismas características y en la misma localización que se encontraba el aviador francés. El último vuelo de Saint-Exupéry es una bella aproximación a la historia que pudo haber sucedido, indagando en los sentimientos de un gran autor con la sensibilidad que sólo podía concederle Teatro de Poniente.

Qué difícil es escribir sobre este autor que tanto me hace disfrutar con su Principito. Qué complicado hablar de esta compañía con la que se me atropellan las palabras de agradecimiento, por imaginar mundos que te hacen soñar, y por sentir su trabajo de una forma tan bonita.


El último vuelo de Saint Exupèry, cía.Teatro de Poniente

Nave 73 (calle Palos de la Frontera, 5)

Hasta el 8 de junio, todos los domingos a las 19.30h

Entradas

 

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

1 Comment

  1. Pingback: ¡Vaca!, de Alberto Velasco: el grito más bello del teatro - Ábrete, Sésamo | Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *