“Ellas, mis muertitas”, el exorcismo de La Cantera Producciones

“Ellas, mis muertitas”, el exorcismo de La Cantera Producciones

1 vote

Mercedes Sosa, Violeta Parra, y Chavela Vargas. Invocando a estas tres grandes mujeres en una suerte de exorcismo personal, Gloria Albalate y el piano que la acompaña, las devuelve a la vida en una noche de amores y penas.

ellas mis muertitasMercedes Sosa, la valiente. Violeta Parra, la triste. Chavela Vargas, la cobarde. Con estos tres adjetivos define Gloria Albalate -quien, a lo largo de la noche, revela su nombre, el que de verdad siente suyo- a las tres mujeres que nos reúnen a todos allí. Sus voces e historias cantadas, son la excusa para que la protagonista exponga sus heridas y alegrías, mirándolas de frente, arrullándolas u ofreciendo un mazo vocal para que machaquemos, o al menos reconozcamos, las nuestras propias.

“Gracias a la vida” es el tema que nos recibe. A pesar de las voces desgarradas y la melancolía que ostentaron las mujeres que velan el árbol del escenario, este es un montaje positivo, donde se agradecen las pequeñas sorpresas del camino, los tropiezos, los días de lágrimas y las indigestiones de hongos.

Hay letras que se te clavan hondo y escuecen, otras que te mecen con dulzura, algunas te llevan a un café donde charlabas sobre ese amor, y algún verso te obligará a viajar donde no quieres. Cada letra tiene su historia. La protagonista, tiene una. Tú, tienes otra.

La actriz, convertida en gurú o confidente, nos habló de cómo una se enamorara a sorbitos. Tras una gran desilusión, cuesta beber a tragos largos; y te buscas, en bocas y cuerpos. No en todos, sólo en algunos. Bonita manera de explicarlo… “Darse es un desafío, pero no hacerlo es un pecado”, dice, mientras las velas de sus muertitas titilan, y yo pienso, empujada por la historia, en que cuando te marchas fuera, todo se ve más claro. Quizás sea cuestión de perspectivas, o que para buscar nunca te quedas en el mismo sitio, o el mar. El poder del mar, del agua. Siempre lo he sabido.

ellas mis muertitas

“La llorona” tenía que llegar. Y cuando la escucho, nunca sé si me acusan, o me comprenden. Pero la emoción se me veía en la cara, y eso me gusta. “Todo cambia” de Mercedes Sosa, y tanto. Una de las canciones más realistas que podemos escuchar para ejercitar la sensatez. Y “Las simples cosas”, que son las que de verdad importan, también se colaron entre las butacas. Así, navegando por la vida, la dignidad, la esperanza, las decisiones; fueron sonando las palabras de tres MUJERES -así, en mayúsculas- en la voz, impresionante, de Gloria Albalate.

La Cantera produce un grito de guerra, un puño en la mesa dado por el torrente de vida de quienes eligieron ser ellas mismas, a pesar de todo(s), ni mujer de, ni novia de, ni hija de, ni siquiera musa de. Mercedes Sosa fue la voz de Argentina, de Latinoamérica. Poco importa que Violeta decidiera acabar con sus vida por amor, ella fue quien decidió cómo sentir y cómo morir; y la gran Chavela, cantó e inundó de emoción rancheras que antes sonaban rudas y olían a hombre.

El texto, de Gloria Albalate y Carlos Silveira (director de la obra), se meció en las notas del piano que golpeaba Melina Liapi. Junto a la actriz y la pianista, un árbol, el fuego invocador de las velas, y cuadros. Nada más en el escenario, pero detrás de el, un equipo que consiguió crear una velada de conjuros melodiosos, recuerdos, emociones, y limpieza emocional.

Ella, la protagonista, se vacía, y si vas al teatro con algún que otro demonio dentro, tú también. Lo lloras, y le sonríes. Le cantas y le acunas. No sé si lo que vi fue teatro, o una terapia alternativa para curar el ánimo; lo que puedo prometer, es que me levanté de la butaca algo más ligera, y tarareando.

Al final, cuando ya has llorado y reído, las velas se apagan; pero ellas, sus muertitas, son eternas.

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

1 Comment

  1. Pingback: "A la Gloria de Lavapiés", la nueva delicia de La Cantera Producciones ~ Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *