“Enrique VIII”, del Shakespeare’s  Globe al Teatro Cofidis

“Enrique VIII”, del Shakespeare’s Globe al Teatro Cofidis

0 votes
Enrique VIII en el Teatro Cofidis.

Enrique VIII en el Teatro Cofidis.

Aún recuerdo como si fuera ayer cuando dejé atrás la Catedral de San Pablo y crucé el Millennium Bridge. Por mucho que consigan las fotografías devolverme a ese escenario de paseos interminables, los recuerdos son el mejor recurso para volver a Londres. Hubo una amiga, que, intuyendo mi necesidad de descubrir una ciudad diferente alejada de los estereotipos, me recomendó cruzar el puente y pasear por la Tate Modern, el nombre por el que se conoce el Museo Nacional Británico de Arte Moderno, y caminar hasta el Shakespeare’s Globe. Una fiel reproducción del teatro construido en 1599, en el que Shakespeare interpretó sus obras de más renombre. A veces no es necesario recurrir a una máquina del tiempo para viajar a otra época, hay ciudades que te brindan esa oportunidad y cómo no imaginar: yo volví al teatro de madera que se quemó en 1613.

Un día después de ver Enrique VIII en el Teatro Cofidis leí en el periódico que el teatro había sufrido un pequeño incendio. Entonces recordé el viaje a Londres, el incendio del Theatre Globe y el reflejo de la ciudad en el Tamesis. En realidad el teatro no se había quemado, recuerdo leer que el incendio se había provocado en la última planta del edificio, pero ese hecho era suficiente para creer que la coincidencia era una señal caprichosa. En el marco de las Olimpiadas Culturales de Londres 2012, la compañía teatral RAKATá tuvo la oportunidad de representar Enrique VIII en el Shakespeare’s Globe. “La envergadura de este hecho es enorme; hay que pensar que nunca una compañía española tuvo la oportunidad de representar en el Globe Theatre, nunca un actor o actriz española tuvo la oportunidad de actuar en sus tablas en su propio idioma”. 

La compañía "RAKATá" nació en 2003 con el objetivo de crear y poner en escena montajes teatrales basados en lenguaje escénico al espectador del Siglo XXI.

La compañía “RAKATá” nació en 2003 con el objetivo de crear y poner en escena montajes teatrales basados en lenguaje escénico al espectador del Siglo XXI.

Enrique VIII fue sin duda uno de los grandes personajes de la historia donde pasiones y política se funden para mostrarnos, nuevamente, la fragilidad y las ambiciones del ser humano, que son capaces de modificar el mundo. Segundo en el linaje reinante de los Tudor, la figura de Enrique VIII fascina por todo lo que supuso para la historia de Inglaterra y de Europa.

Partiendo del texto original, se ha realizado una adaptación reduciendo el número de personajes y dando una especial relevancia a la persona de Catalina de Aragón, sin perder en ningún momento el espíritu de Shakespeare. Es Montse Díez, la actriz que encarna a Catalina de Aragón, quien me deslumbró. Quizá no sea justo hacer una mención especial solo a ella con un reparto tan magnifico, pero el patio de butacas se paralizaba cada vez que entraba a escena, y por un momento cesaba el crujir de la madera cuando los espectadores se movían inquietos en sus asientos.

La escenografía se mantiene igual a lo largo de la obra, sin elementos pretenciosos y el vestuario que al principio puede despistar al espectador, o al menos sorprender, es una mezcla entre los trajes de la época y un vestuario que se acerca más a la actualidad.

Fernando Gil interpretando a Enrique VIII.

Fernando Gil interpretando a Enrique VIII.

Un reparto que está al nivel de la grandeza shakesperiana; la presencia en escena, sus voces y sentimientos, se apoderan de los personajes para volver al reinado de Enrique VIII, un resurgir de las intrigas, pasiones, guerras, y treguas cuya herencia vivimos hoy en día.

Debería haber una memoria que nos hiciera recordar nuestros pensamientos cada vez que salimos del teatro. Al salir me topé con el edificio Metrópolis. Siempre está ahí, pero cada vez que lo miro es como si acabara de llegar a la ciudad y lo nombrara mi edificio favorito. Cada noche se convierte en el confidente de mis paseos, como si mis pies dubitativos le confesaran mis secretos. Entonces me fui alejando, dejando atrás esa luz blanquecina que desprende mientras pensaba en Londres como si no estuviera en Madrid y el edificio Metrópolis se hubiera convertido en el Shakespeare’s Globe.

Obra: Enrique VIII
Lugar: Teatro Cofidis (MAPA)
COMPRAR ENTRADAS
6 Únicas semanas (Del 23 de Mayo al 30 de Junio)

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *