Entrevistamos a María Botto, que regresa a los escenarios con “Rudolf”

Entrevistamos a María Botto, que regresa a los escenarios con “Rudolf”

0 votes

Entrevistamos a la actriz María Botto, que estrena la obra “Rudolf”, en la que ha trabajado bajo la dirección de su madre, Cristina Rota, y acompañada del actor Roberto Drago.

maria bottoEs el primer día que el cielo está coronado por un sol radiante, y después de varias semanas con viento polar, se agradece. El día arranca con la presentación de Rudolf, la nueva obra que se estrena hoy, 12 de marzo, en la Sala Mirador, con Roberto Drago y ella, el nuevo tesoro de Ábrete, Sésamo, como protagonistas. Después de atender al resto de periodistas, llega nuestro turno. María Botto, resplandeciente con un precioso vestido granate de los años 50, y un recogido que la convierte en la elegancia personificada, se sienta, refresco en mano, para hablar con nosotros.

Nuestra conversación se inaugura con el intenso personaje que interpreta en Rudolf, un papel del que destaca su aspecto divertido, y al mismo tiempo desolador: “Me gusta la contradicción y el sentido del humor que tiene. Es una mujer que vive en plena posguerra; están reconstruyendo Alemania, no tiene para comer, su casa está destrozada, vive en una soledad absoluta… Pero es una superviviente, quiere mirar para adelante, no quiere sufrir.” Busca en su personaje ese alma que, a pesar de todo, anhela disfrutar de los pequeños placeres de la vida. Habla sobre su álter ego, y sonrié con cierta melancolía mezclada con satisfacción.

Un personaje tan intenso como Greta, que vive de recrear e inventar emociones, supone un esfuerzo gratificante para la actriz, que se basa en una preparación donde el éxito parte de improvisar situaciones, y descubrir por uno mismo, al mismo tiempo que te pones en marcha, qué es lo que siente el personaje, o cómo piensa. “No es un acto racional, sino intuitivo y auténtico. Cristina (directora de la obra) nos aporta elementos de pensamiento. Ha sido un verdadero trabajo entre todos.”

Maria Botto y Roberto Drago protagonizan "Rudolf"

Maria Botto y Roberto Drago, protagonistas de “Rudolf”

Cristina Rota, además de una profesional con grandes logros a la espalda, es madre de nuestra actriz, y con auténtica devoción en la voz, comparte con nosotros lo que más aprecia de trabajar con su progenitora: “Te pide que seas lo más verdadero posible, que pienses constantemente; y esto requiere una entrega absoluta. Me gusta sentir que no me va a dejar sola, que no va a dar por bueno algo que no lo es del todo. Y si sale mal, tengo la certeza de que he dado todo para que fuera maravilloso.”

Rudolf habla de un tema que por desgracia está de actualidad: la memoria histórica. La obra que María Botto protagoniza junto a Roberto Drago nos hace plantearnos si es posible el amor entre dos personas que pertenecen a dos mundos enfrentados, si existe la reconciliación entre el torturador y sus víctimas. ¿Dos personas tan distintas, pueden tener algún tipo de relación afectiva? La respuesta de la actriz a esta pregunta es tajante: “No, si no hay justicia. Uno puede hablar con su enemigo si sabe que esa persona está en la cárcel, puede ir a preguntarle ¿por qué? Pero si además del asesino, el resto de la sociedad te dice que eres tú el loco, probablemente no haya reconciliación ninguna. Siempre que hay un genocidio, la mayor parte de la sociedad mira para otro lado, y cuando después se revela que ha habido 400.000 desaparecidos, o 6 millones de muertos, todo el mundo se hace el sorprendido. Es muy importante reparar las heridas, que se sepa quienes fueron los asesinos, porque si no, las víctimas se quedan en un limbo en el que no saben si están cuerdos.” María sabe de lo que habla porque su padre, el actor Diego Fernando Botto, desapareció en 1977, convirtiéndose en uno de los miles de desaparecidos en la criminal dictadura argentina de Videla.

RudolfContinuamos la entrevista con temas más agradables, y le pregunto por su “escenario” preferido, porque yo tendría clara mi respuesta, y me produce curiosidad saber si un actor, también lo tendría claro. María ha trabajado en cine, televisión, y teatro, y reconoce que no podría elegir un claro favorito, porque “cada uno tiene una recompensa diferente, son tres amores distintos”. Fuera de España tambien han disfrutado de sus dotes artísticas, porque ha trabajado en la serie inglesa Mad Dogs, o en Grecia, para el rodaje de la película My Life in Ruins. De las diferencias que puede constatar un actor dentro y fuera de nuestras fronteras, reafirma lo que hemos oído decir a otros compañeros autóctonos: “El dinero. Fuera hay mucho dinero para invertir; además de un gran respeto al trabajo de los intérpretes. Aquí hay directores que son grandes admiradores de los actores, como David Trueba; pero no siempre se trabaja sin jerarquías, y cuando se divide entre equipo técnico y actores, es un problema, porque deberían tratarnos como iguales.”

La situación actual a la que se enfrentan los jóvenes actores le resulta desconocida, pero si sabe apreciar que hay una excelente cantera: “El que realmente quiere ser actor, se prepara mucho, y ahora hay gente muy preparada”.

Se despide revelando el papel que siempre quiso hacer, desde que con 17 años empezó a dedicarse al teatro. “Siempre he querido hacer de Ofelia en Hamlet, pero ahora, el papel que tengo en mente es Blanche DuBois (Un tranvía llamado deseo)”. Una vez contestada otra de las preguntas que más me gusta hacer a los actores (conocer ese personaje con el que sueñan), me doy por satisfecha, y me lanzo al espléndido día que hay fuera de la Sala Mirador; donde el calor invita a prescindir del abrigo, y en mi caso, a sentarme a preparar esta entreveista en una de las terracitas que anuncian el inminente adiós al invierno.

María Botto: su trayectoria, de cerca

maria_bottoNacida en Buenos Aires, María Botto pertenece a una familia de artistas encabezada por su madre, Cristina Rota, actriz y directora del Centro de Nuevos Creadores, y en la que también destaca su hermano, el actor y dramaturgo, Juan Diego Botto. María debutó como actriz a los 14 años, en la película Si te dicen que caí, junto a Victoria Abril y Antonio Banderas; y acumula en su trayectoria artística grandes producciones cinematográficas entre las que subrayo Celos de Vicente Aranda, con la que consiguió su primera nominación a los Premios Goya como Actriz Revelación; Silencio Roto, de Montxo Armendáriz; Soldados de Salamina, de David Trueba, que devolvió su nombre a la lista de candidatas a un Goya; o la reciente Tres Bodas de Más, de Javier Ruiz Caldera. Además de la gran pantalla, la actriz ha intervenido en series de televisión como 7 Vidas, o Pelotas; y en obras de teatro como El zoo de cristal o Antígonas.

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

1 Comment

  1. Pingback: "Rudolf": amor, perdón, y memoria histórica en la Sala Mirador - Ábrete, Sésamo | Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *