Entrevista a Esteban Oliver: “Soy un actor con todo lo que conlleva”

Entrevista a Esteban Oliver: “Soy un actor con todo lo que conlleva”

1 vote

10634_157194686064_94752_nTodos los días paseo por Madrid, y aunque la ciudad siempre es la misma, los caminos de ida y vuelta me llevan a lugares diferentes. El otro día hice un recorrido que, sin ser la primera vez, me llevó a un teatro vacío. Ese mismo teatro, el Lope de Vega, ha ido acumulando en mi memoria una lista de recuerdos que lo hacen más especial. Uno de ellos fue cuando vi por primera vez el musical de El Rey León. Dos años después, y sin la marabunta de gente que se amontona para fotografiarse junto al león dorado que vigila el hall principal, esperaba a Esteban Oliver. Probablemente, ninguno de los dos nos imaginábamos volver a encontrarnos dos años después en el mismo lugar; él para viajar a Broadway y yo para entrevistarle.

Así, con la excusa de conocer de cerca a la persona que el 1 de Abril debutará en el Teatro Minskoff de Broadway, me reúno con Esteban Oliver antes de dejar la sabana madrileña. Entre los nervios previos que preceden a cada función y el eco que proporciona un teatro vacío, conseguimos resguardarnos en un rincón de la primera planta para comenzar a charlar. Antes de empezar me contagio de su emoción, del movimiento de sus manos que juegan a entrelazarse cuando la alegría es incontrolable. Desde un primer momento aspiro a convertir la entrevista en un encuentro entre los recuerdos y los sueños cumplidos: “De este teatro guardo grandes recuerdos. Antes de llegar aquí comencé con Concha Velasco en el Teatro Calderón y fue una época de aprendizaje al lado de los más grandes. Me sentía como un niño con zapatos nuevos. Más tarde hice el Fantasma de la Ópera con Stage en el Lope de Vega y se convirtió en un musical que jamás olvidaré”.

Esteban Oliver, el primer actor español que vuela de la Gran Vía madrileña a Broadway. Un viaje excepcional que nos despierta esa ilusión perdida de creer en los sueños.

Esteban Oliver interpreta a Zazú. De Madrid a Broadway. Fotografía: Nelson Pará.

Esteban Oliver interpreta a Zazú. De Madrid a Broadway. Fotografía: Nelson Pará.

Los dos habíamos visto por primera vez el Fantasma de la Ópera en el Teatro Majestic de Nueva York, y de la misma manera que el tiempo reserva curiosas coincidencias, a Esteban Oliver le tenía guardada la más grande. “Cuando vi El Fantasma de la Ópera en Broadway pensé que yo podía estar en ese musical”. 

“No me considero un actor de musicales. Soy un actor con todo lo que conlleva”.

Esteban tiene el teatro muy presente, casi como una profesión que él no ha elegido porque ya venía memorizada en sus inquietudes infantiles. “Cuando era pequeño actuaba en un grupo de teatro de mi pueblo”. Esa época en la que se reunía con sus vecinos para actuar en la casa de cultura sirve como excusa para dar un salto en el tiempo entre las inquietudes de los inicios y la noticia inesperada de su debut en Broadway. “Es una sorpresa que jamás hubiera imaginado. Tú te esfuerzas por hacer un trabajo brillante, pero nunca tuve en cuenta que Thomas Schumacher se fijara en mi para hacerlo en Nueva York. Este sueño sobrepasa cualquier estado sobrenatural“. Los ojos de Esteban vuelven a recobrar el brillo del principio y con sus palabras deja entrever la disciplina que ha ejercido para encontrar la perfección: “El trabajo no tiene que ser bueno ni fantástico, tiene que ser brillante, sino olvídate. Con Zazú pasé mucho tiempo delante del espejo coordinando todo lo que hacía con las manos. Tenía que conseguir manejar sus sentimientos con mis dedos”.

Teatro Minskoff el rey leonEsteban ya se imagina caminando por Nueva York. Hay un momento que enumera con meticuloso orden los posibles pasos de un día cualquiera: “Me levantaré, haré la compra, iré a ensayar, entraré por la puerta de actores…”. Es fácil visualizarse cuando eres turista, todos nos hemos parado a ver las luces de neón de Times Square, pero lo complicado es distanciarse de esa imagen idílica para tomar conciencia de la realidad. “Lo mejor será terminar la función, desmaquillarme, salir por la puerta de actores y ver la ciudad de noche”.

“Por mucho que intente hacer un acento británico, será imposible. Mi Zazú neoyorquino tendrá un aire nuevo”.

Es emocionante observar desde fuera la recompensa que tienen algunas personas por su capacidad de sacrificio. Es cierto que nunca se ve recompensado en todos los casos, pero también hay que entender que los caminos de ida y vuelta nos llevan a lugares diferentes. Como la ciudad, que aunque siempre es la misma, nos puede deparar sorpresas inesperadas, nuevos sueños, y promesas que pueden cumplirse si crees en ellas.

 

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *