“Gomorrah girl”, la Camorra en los ojos de Valerio Spada

“Gomorrah girl”, la Camorra en los ojos de Valerio Spada

1 vote
"annalisa valerio spada"

Scampìa, Nápoles – La Vela Rossa, 9ºPiso. Anna, 9 años – Valerio Spada –

El 27 de marzo de 2004, Annalisa Durante, de 14 años, fue asesinada frente a la tienda de su padre, en Forcella, un barrio de Nápoles controlado por el clan Giuliano. Annalisa fue usada como escudo humano en un fuego cruzado entre tres jóvenes miembros de la Camorra.

La galería Cero recoge en Gomorrah Girl el trabajo fotográfico que realiza Valerio Spada en los peores barrios de Nápoles; y que parte en Forcella, con Giovanni Durante, el padre de Annalisa, que aún trabaja en la misma tienda que fue testigo inerte de la muerte de su hija. Desde aquel fatídico día primaveral, una taza de café a las 9 de la mañana recuerda en la tumba de la pequeña todos los desayunos y momentos que le han robado para siempre.

Scampìa, Nápoles - “La Scuola” o ”I Puffi” - Valerio Spada -

Scampìa, Nápoles – “La Scuola” o ”I Puffi” – Valerio Spada –

En la cuna de la Camorra, los mafiosos conviven con valientes que, a su manera, resisten a las pocas opciones que ofrecen los peores barrios napolitanos; e intentan ayudar a mejorar las condiciones que soportan las generaciones más inocentes. Giovanni Durante, para mí, es un ejemplo de fortaleza al negarse a abandonar su tienda en Forcella, donde el recuerdo de una trágica y adelantada muerte aguarda nada más abrir la puerta. El profesorado del Liceo Elsa Morante es otro ejemplo de lucha, porque realiza a diario un esfuerzo sobrehumano por educar y mantener a las jóvenes de Scampia (conocido como el Tercer Mundo de Italia) alejadas de las calles y de un destino que parece haber sido escrito para todos los nacidos en esas coordenadas concretas de la “bota” europea.

Valerio Spada, a través de esta serie de fotografías, muestra lo difícil que es convertirse en mujer en una zona peligrosa y controlada por el crimen organizado. La mayoría de habitantes de “Le Vele” (“Las Velas”, un grupo de edificios que encierran lo peor de Scampia ) parecen nacer con un destino marcado que les niega la adolescencia y une sus vidas a la de camorristas, que pasan a ser su novios, maridos, e hijos.

 Sabrina, 11 años, esperando para salir a escena a cantar “La Lettera” - Valerio Spada -


Sabrina, 11 años, esperando para salir a escena a cantar “La Lettera” – Valerio Spada –

Sabrina sólo tiene once años y llora desconsolada (bajo demanda) cuando canta “La Lettera”. Pertenece a una nueva ola de cantantes italianas tras las que suele esconderse la Camorra, que emplea los temas de estas niñas para mandar mensajes de unas familias a otras. Las letras que interpretan son tan fuertes, que algunos autores han llegado a ir a juicio por su contenido pedófilo.

Estas “bambine” son utilizadas para cantar en bodas, bautizos, o cenas de “negocios”, por las distintas familias camorristas. Frustrante y terrorífico.

Otras jóvenes como Francesca son madres a los 13 o 14 años, saltándose una etapa tan crucial como la adolescencia. El dramatismo no disminuye al pasar de una fotografía a otra.

Las jóvenes de Scampia van al colegio como cualquier chica a su edad; sin embargo, ellas deben atravesar descampados con jeringuillas diseminadas, y caminar cerca de “La Scuola” (La escuela), pero no una con libros y profesores; si no de la conocida también como ”I Puffi” (Los Pitufos), un antiguo jardín de infancia reconvertido en uno de los lugares más peligrosos de toda Italia por las más de trescientas personas que van a pincharse cada hora.

Corrupción, guerras entre clanes mafiosos, venas hinchadas, agujas ensangrentadas, o balas que podrían acabar impactadas en cuerpos aún por madurar; son sólo algunos de los elementos entre los que crecen unas niñas que sueñan con salir de las calles de Scampia con un contrato en televisión o una oportunidad para escapar, y que allí, más que en ningún otro sitio, es un milagro.

Desde Forcella pasando por Scampia, y señalando con el dedo a determinados barrios de Nápoles, el trabajo documental de Valerio Spada nos traslada con crudeza a las historias reales que Roberto Saviano describió en su libro Gomorra (su publicación provocó que el autor recibiera amenazas de muerte por parte de las familias camorristas, y tras un aviso de atentado contra él y su escolta en 2008, decidió abandonar Italia) . Matteo Garrone adaptó esta obra al cine bajo el mismo título, y reforzó junto a Saviano el debate en torno al crimen organizado en las calles y barrios napolitanos.

 

Si queréis ver de cerca la realidad de las jóvenes que viven entre camorristas, luchando por su supervivencia, visita la exposición Gomorrah Girl de Vitorio Spada, que estará en la galería Cero (calle Fuenterrabia, 4. Metro Menéndez Pelayo o Atocha) hasta el 28 de marzo de 2013 ( De lunes a viernes, de 8´30h a 14´30h y de 16´30 a 22h. Gratuito)

Acabo con una frase de Roberto Saviano que considero importante. Arriesgada para pronunciar en barrios como Scampia o Forcella, pero imprescindible si algún día queremos acabar con dramas sociales como el que retrata Spada:

“Si un hombre no está dispuesto a arriesgar nada por sus ideas, o sus ideas no valen nada o el que no vale nada es él”

 

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

2 Comments

  1. Pingback: Historias de barrio. Valerio Spada y Annalisa: un escudo humano. | Un trozo de cartón

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *