Harvey Milk: el Martin Luther King de los homosexuales norteamericanos

Harvey Milk: el Martin Luther King de los homosexuales norteamericanos

0 votes

M nombre es Harvey Milk“Hola, mi nombre es Harvey Milk, y vengo a reclutaros”. La frase con que arranco este artículo nació en la garganta de la primera persona abiertamente gay en ocupar un cargo público en Estados Unidos (Junta de Supervisores de San Francisco en 1977). El recorrido que lo llevó a ostentar este puesto, le convierte en un héroe de la historia reciente norteamericana y en el eje central de nuestra recomendación cinéfila: la ganadora de dos premios de la Academia, Mi nombre es Harvey Milk.

Gus Van Sant dirige una historia basada en la vida del personaje que da título al largometraje, y que Dustin Lance Black escribió para su adaptación al cine, consiguiendo el Óscar a Mejor Guión Original.

Emile Hirsch y Alison Pill, interpretando a Clive Jones y  Anne Kronenberg.

Emile Hirsch y Alison Pill, interpretando a Clive Jones y Anne Kronenberg.

Entre el elenco, Sean Penn brilla de nuevo interpretando al activista asesinado. Emociona ver cómo consigue meterse en la piel de este empresario reconvertido en político, y que al ver las fotos documentales descubras unos gestos y expresiones calcados. Muy merecido su Óscar a Mejor Actor por este trabajo interpretativo, y un  motivo añadido para residir en la cima de los grandes actores del panorama actual.

Emile Hirsch, con una caracterización magistral, me sorprende y fascina interpretando a Clive Jones, mano derecha de Harvey Milk en su lucha por los derechos de los homosexuales. Diego Luna como un mejicano desequilibrado, un James Franco que enamora a gays y heteros, Alison Pill, o Josh Brolin, completan un extenso y logrado elenco que refuerza esta historia de lucha y superación.

Un pedacito de historia

Havery Milk sentado frente su tienda Castro Camera Fuente: change.org

Havery Milk sentado frente su tienda Castro Camera
Fuente: change.org

Harvey Milk murió el 27 de noviembre de 1978, la misma mañana y a manos del mismo asesino que el alcalde de San Francisco, George Moscone. Ambos fueron tiroteados por Dan White, concejal de distrito que acababa de dimitir, y que les disparó a quemarropa, cumpliendo tan solo una pena de 7 años para expiar su culpa.

La lucha por los derechos de gays y lesbianas en Estados Unidos nació en el Distrito de Castro, en la pequeña tienda de fotografía que abrió Milk, Castro Camera, y que se convirtió en lugar de reunión de activistas y volutarios que año tras año confiaban en conseguir voz pública en San Francisco. El carisma de Harvey, la voluntad y esfuerzo de un colectivo harto de vivir con mordazas y escondido, y las ganas de seguir soñando con un mundo mejor, consiguieron marcar un hito en la historia de los derechos y libertades de quienes aman a su mismo género.

Harvey Milk en el desfile del Orgullo Gay, en San Francisco

Harvey Milk en el desfile del Orgullo Gay, en San Francisco

Harvey Milk es un icono y un “mártir” que consiguió abrir camino a los derechos de los homosexuales. Su revolución consitió en no conformarse por colaborar con los políticos liberales y cesar en la lucha por sus objetivos, si no que animó a su colectivo de San Francisco y de todo el país a salir del armario, dejar de ocultar su condición, y apoyarse entre sí para conseguir lo que por naturaleza les pertenece.

Mi nombre es Harvey Milk es un film reivindicativo que porta en sus intensos minutos una sacudida en pro de la igualdad y el respeto. Desde este pequeño rinción de recomendaciones propongo proyectar esta motivadora película una vez a la semana en colegios, entidades públicas, y en el salón de cierto líder ruso que permite y defiende abusos que me resulta complicado ver como reales en un país europeo, en pleno siglo XXI.

Para que entendáis mejor la historia que recrea la película, y como recomendación extra de este artículo, sobre todo para quien habla sin conocimiento (aunque deduzco que ignorarán este texto), os dejo el enlace al documental “The Times of Harvey Milk” (Los tiempos de Harvey Milk), dirigido por Rob Epstein, y ganador del Óscar a Mejor Documental en 1985. Imprescindible, diría yo.

Mural Harvey MilkMural de John Baden mostrando a Harvey Milk en el número 575 de la calle Castro, el antiguo local de Castro Camera. Saliendo de la pistola, a la izquierda, se puede leer una cita de Milk: «Si una bala atraviesa mi cerebro, dejen que esa bala destruya las puertas de todos los armarios».

 Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

0 Comments

  1. Fidel Ernesto Hernández Avalos

    Como Rosa Parks, Martin Luter King, Ghandi, Mandela y otros, Milk es un hére necesario. Honrar honra y esta película y tu artículo contribuyen a una buena causa. Saludos y gracias!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *