“Idiota”, el dedo en la llaga de la compañía Kamikaze

“Idiota”, el dedo en la llaga de la compañía Kamikaze

3 votes

Gonzalo de Castro y Elisabet Gelabert protagonizan “Idiota”, un texto escrito por Jordi Casanovas y dirigido por Israel Elejalde con el que se inaugura el Teatro Kamikaze.

Gonzalo de castro teatro¿Somos idiotas o nos transforman en ello? ¿Qué grado de idiotez soportamos como especie humana? ¿Todos tenemos un precio? ¿Dónde está el límite de nuestra estupidez?

Una curiosa investigación precisa de sujeto para experimento. Hay una conclusión a la que los expertos deben llegar por el bien de la humanidad y se requiere de una persona muy especial para ser objeto de estudio.
Y ahí está él, con más miedo que vergüenza. Gonzalo de Castro es una bestia escénica, el tipo de actor al que no imaginarías haciendo algo diferente que contarte una historia así, como lo hace, poniendo piel y palabras a un personaje que borda. Un segundo de pie frente a los espectadores le basta para que seas consciente de que tiene un don innato, tiene magia. Y cuando acaba la función, doy fé de que cumple con las expectativas generadas en este primer instante.

Bobalicón, nervioso, confuso, vivaz, incorruptible, humano. El personaje que interpreta de Castro va evolucionado con el público aferrado a sus titubeos y abriendo cada vez más los ojos, asimilando las sorpresas que te descubren tan desprevenido como al protagonista.

jordi casanovas

Idiota juega contigo, que asistes y participas de manera silenciosa en un experimento que en la sala donde se mueven los personajes es evidente, pero que de manera sutil e incuestionable, padecemos desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Elisabet Gelabert es la pareja perfecta para Gonzalo de Castro. Entre ambos se crea un ambiente que juega con el humor y la tensión, con nuestra aparente inteligencia y la encubierta estupidez.

La iluminación de Juanjo Llorens, las proyecciones de Joan Rodón, la escenografía de Eduardo Moreno, la música original de Arnau Vilà, el sonido de Sandra Vicente, el sobrio vestuario de Ana López, las ilustraciones de Lisa Cuomo. Todo aporta su toque de perfección a este cuadro que asusta por lo real que resulta lo más inverosimil.

isabel gelabert Jordi Casanovas firma el guión que dirige con precisa batuta Israel Elejalde. Todos los nombres que aportan su creatividad a este trabajo, del primero al último, crean un equipo de sastres que confecciona un vestido teatral al que no le sobra un hilo.

El espectador mira a los ojos a aquel Idiota y rie durante la función hasta que poco a poco el aire se vuelve denso, se trasforma la respiración, y nuestro ánimo evoluciona y gira con la función hasta removerte incómodo en un asiento que parece apuntarte con el índice. Porque esta función tiene mucho de ese dedo que urga en la llaga y hace sangre, para que te enteres de que hay una herida, porque la hay.

Idiota es el trabajo con que se reabre el Teatro Pavón, ahora Teatro Kamikaze, compartiendo nombre con la compañía teatral que le ha rescatado para nuestro goce y disfrute.

Idiota es un trabajo imprescindible para agitar la conciencia, una comedia con tintes de thriller, o al revés, lo mismo da. Un trabajo de equipo engrasado con maestría para jugar con tu lógica y que te rías o llores de ti mismo.

Y no repito más la palabra. Pero sí, somos idiotas.

Idiota

De miércoles a domingo en el Teatro Kamikaze

ENTRADAS

Iduna Ruiz de Martín 

@IdunaRuSol

Written by Ábrete, Sésamo

1 Comment

  1. Pingback: “Idiota”, el dedo en la llaga de la compañía Kamikaze ‹ Kamikaze Producciones

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *