Entrevista a Jeremy James: “La mayor escuela para el actor es la vida”

Entrevista a Jeremy James: “La mayor escuela para el actor es la vida”

1 vote

Jeremy James, actor, director, dramaturgo, y pedagogo de fama internacional, aterriza en España para ponerse al frente de la nueva compañía teatral fuegoártico.

jeremy-jamesAntes de que empezara la entrevista, Jeremy James ya denotaba esa seguridad y experiencia que debe dar su amplia trayectoria internacional, labrada en la compañía francesa Théâtre du Soleil, de Ariane Mnouchkine, y sustentada por decenas de talleres impartidos en escuelas de teatro tan importantes como el  Instituto Nacional de Arte Dramático de Australia, el Escuela Nacional de Teatro de Canadá y el Mountview Academy of Theatre Arts en Londres. Ahora este artista internacional regresa a Madrid para capitanear fuegoártico, un nuevo grupo teatral que se estrena con un ciclo dedicado a Antón Chéjov. Cuando sólo quedaba un día para que el esfuerzo se reflejara en el escenario, Jeremy y su traductor, Fernando Delgado (también miembro del reparto), se sentaron con nosotros para hacernos entender una particular forma de trabajar y entender el teatro.

Jeremy-James

Fuego nació de manera orgánica, sin organizarnos”. El actor Juan Ceacero, que había participado en un taller de Jeremy James en París, le propuso al reputado actor y director crear una compañía. Poco a poco, otros actores, muchos de ellos también alumnos de Jeremy en diversos cursos y talleres, se unieron en lo que terminó siendo esta nueva compañía teatral. Trabajando descubrieron que se estaba creando un equipo sin haberlo decidido. “Es un grupo que se basa en la creencia y la fé verdadera de los que están involucrados”.

Jeremy nació en Canadá y se crió en Australia; así que su idioma materno y con el que mejor se expresa es el inglés. La compañía, formada por 22 actores de todas las edades (desde Juan Antonio Quintana, de 75 años, hasta el más joven, de 24), y no todos se manejan con la lengua de Shakespeare. El idioma puede crear dificultades, pero también puede abrir posibilidades. Cuando empecé a trabajar en el Theatre du Soleil no hablaba francés, y eso supuso una gran lección porque cuando no tienes las palabras para articular frases, o para entender, estamos más atentos y escuchamos con todos los sentidos. Y el teatro necesita esto”. La pedagogía de Jeremy incide de manera constante en el ego del actor, requiere una completa separación entre la persona y el personaje; por eso, cuando trabaja con los intérpretes les pide que continúen ensayando mientras escuchan sus explicaciones, y al recibir las indicaciones en inglés, pero tener que plasmarlas en una obra donde el universo es en español, este esfuerzo ayuda a la separación de personalidades.

fuegoartico_JEREMYJAMES_04Jeremy James tiene claro cuáles son las características que hacen brillar a un actor en el escenario, el valor es muy importante. El actor debe tener valentía para estar dispuesto a caerse, a tocar emociones que incluso censuran en ellos mismos, estar abierto a todas las posibilidades; pero con inocencia, y curiosidad. El actor debe estar siempre observando: tiene que fijarse en cómo se mueve un árbol, o las olas, o cómo sonrié alguien, o la distancia que ponen entre sí las personas. La mayor escuela para el actor es la vida”. Lo expresa de forma tajante, y no es la primera vez que lo deja claro en una entrevista: sin valentía y curiosidad, no hay actor.

Ha recorrido medio mundo como profesional de las artes escénicas, y comparando esa experiencia con el panorama cultural de nuestro país, Jeremy nos confiesa que tiene la sensación de que se hace mucho teatro con los límites que marca la demanda del público y fiscal. Esto reduce las posibilidades y se pierde la esencia de lo que es el teatro. El teatro está en una posición muy frágil, aunque por supuesto hay grandes defensores que sí se preguntan ¿qué es el teatro? ¿para qué sirve? Y esto es esencial”.

La forma en que él trabaja supone un sacrificio en su vida personal, aunque sonríe consolándose en que no es algo único en los actores, mucha gente, de distintos ámbitos, tiene que renunciar a lo mismo que ellos. Subraya, para terminar de contestar a cuáles son las dificultades de vivir de esta profesión, que “el actor es artista para el público, no para ellos mismos, y nunca se debe olvidar eso”.

arboles10El primer proyecto de fuegoártico es una tetralogía basada en las obras de Antón Chéjov, que reflejará las pasiones, complejidades y contradicciones de la sociedad española contemporánea; tal y como hizo el escritor ruso hace más de un siglo. Jeremy dice no sentirse especialmente atraído por la literatura contemporánea “no me opongo para nada, pero siento que hay mucho por decir en los textos escritos hace años. Por ejemplo, la conexión metafísica de las tragedias griegas, nos obliga a ser humildes, creo que son textos muy importantes y que deben ser escuchados ahora”. El ciclo ARTICFIRE se inicia con Árboles 1.0 (inspirada en El jardín de los cerezos), de la que pudimos ver el primer capítulo en la sala Kubik Fabrik, que colabora ofreciendo la residencia a la compañía.

En abril, Jeremy James y la recién estrenada compañía fuegoártico, presentarán el siguiente capítulo de su primera obra; la punta del iceberg de un original trabajo escénico, con un gran profesional en el timón, y que rinde un atemporal homenaje a un imprescindible del teatro, Antón Chejóv.

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *