“La increíble historia de la chica que llegó la última”, Samia Yusuf sube al escenario

“La increíble historia de la chica que llegó la última”, Samia Yusuf sube al escenario

0 votes

la increible historia ábrete sésamoCada día estoy más convencida de que todo lo que escuchamos es relativo. Depende del tono que usen para narrarlo, la intención que el orador ponga, el mensaje que directa o indirectamente se quiera transmitir, y nuestra actitud al recibir el mensaje. Así, un drama puede convertirse en una comedia; o una situación absurda, en una verdadera tragedia.

El pasado jueves, constaté este pensamiento en la Sala Cuarta Pared, que se convierte en un salón familiar donde te sientas a escuchar una lección de coraje, superación, y lucha por conquistar un sueño. Al menos, esas actitudes fueron las que me transmitió La Increíble historia de la chica que llegó la última; una obra basada en un hecho real. Vais a conocer la vida de Samia Yusuf Omar, una atleta diferente.

Samia Yusuf compitiendo en los Juegos Olímpicos de Pekín 08

Samia Yusuf compitiendo en los Juegos Olímpicos de Pekín 08

Sólo escuchando su nombre, Samia no nos resulta familiar, ni siquiera crees haber visto su cara en ningún momento. Pero te equivocas. Esta atleta somalí participó en las Olimpiadas de Pekín, y todos guardamos el recuerdo de cuando cruzó la meta, no porque batiera récords, si no porque llegó la última, con más de 10 segundos de diferencia, pero con todo el estadio animándola al unísono para que terminara la prueba. A pesar de todo, quiso volver a intentarlo, y entrenar duro para cuatro años después, en los Juegos Olímpicos de Londres, poder llegar en otra posición. Samia confiaba en poder conseguir su sueño de ser mejor atleta si entrenaba en Europa; y persiguiendo esta meta, murió ahogada en el mar Mediterráneo, intentando llegar a Italia desde Libia, en una patera que naufragó.

La escritora brasileña Carla Guimarães firma un texto que en lugar de recrearse en un dramatismo más que evidente, busca a través de la imaginación y el humor un enfoque optimista, vital, en el que las elecciones individuales y la búsqueda de un sueño, convierten el desenlace en un trago menos amargo.

La increíble historia de la chica que llegó la última pone sobre el escenario temas tan duros como la pobreza, la represión islámica, o la tragedia de millones de africanos que buscan en Europa una oportunidad, y que cruzan mares embravecidos en caricaturescas barcas.

increible historia de la chica que llegó la últimaSamia Yusuf Omar hubiera sido un nombre más de los cientos que se hunden en cualquiera de las pateras que estamos tristemente acostumbrados a ver en los telediarios. Sin embargo, conocíamos su rostro, su nombre, y lo que es más importante: su sueño. Por eso hoy es protagonista. Pero lo triste es que no viajaba sola, y tampoco sería la única que buscaba superarse, seguir luchando por conseguir una meta que su país le pone cada vez más lejos.

La increíble historia de Samia está dirigida por María Folguera, y protagonizada por un elenco de actores hispano-africanos: Anahí Beholi (que da vida a la atleta), Juan Ceacero, Claudia Coelho (actualmente participa en la obra Decamerón Negro de Teatros del Canal), Dnoé Lamiss (magistral dama de ceremonias en la pasada Maratón de Danza Urbana de la Sala Cuarta Pared), Jorge Mayor y Juan Carlos Muñoz.

Una historia increíble, puesta en escena de un modo original, buscando la sonrisa más que la lágrima; y que te obliga a quedarte con el esfuerzo y la capacidad de lucha, antes que con la pérdida de una atleta que aún tenía muchos kilómetros que recorrer.

La increíble historia de la chica que llegó la última. Compañía La Increíble
Sala Cuarta Pared (calle Ercilla, 17. Metro Embajadores)
Hasta el 21 de diciembre. De jueves a sábado a las 21h.
Entradas

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

1 Comment

  1. Adolfo

    Mediocre montaje que utiliza recursos para la sonrisa banales y simplistas, fáciles.
    La manía casi diabólica que existe en este país de utilizar canciones de hace 30 años para acompañar situaciones que aspiran a ser cómicas, es realmente decepcionante. Basta de Karinas y Ninos Bravos por favor. En este montaje se abusa de ello, supongo que con la necesidad de conectar con el público, eso si, de más de 60 años.
    La dirección se delata inexperta, sin sentido, sin una clara intención, que no ha sabido solucionar escenas de peso y se queda en la mera anécdota.
    Las interpretaciones resultan bastante descompensadas, solo destacar a Juan Ceacero que inyecta una buena dosis de credibilidad.
    En definitiva un montaje cogido con alfileres que no profundiza en nada, ni en la risa, ni en el drama.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *