La Malhablada, cultura y teatro en el centro de Salamanca

La Malhablada, cultura y teatro en el centro de Salamanca

0 votes

La Malhablada es un nuevo espacio cultural que ofrece arte y entretenimiento, desde una posición privilegiada y con unas vistas envidiables.

la malhabladaDoblas la esquina de la calle Compañía, y casi sin esperarlo, te topas con ella. La Malhablada te sorprende, descarada, innovadora, con una imagen

cañera que incita a trepar por su estrecha escalera.

En la primera planta la imagen de una mujer con el pelo afro nos ruega silencio, a partir de las 8 de la tarde, en las cinco salas que se reparten en dos pisos, empezarán a tomar vida breves historias. Aquí el microteatro es el rey.

Antes de sumergirme en el proyecto de Paz Pedraza (arquitecta y experta en gestión cultural), Sonia Díez (arquitecta y experta en comunnity manager) y mi anfitriona, Gloria Hernández (escenógrafa y directora de arte), me da tiempo a conocer uno de los rincones más acogedores de este espacio cultural, situado en pleno centro de Salamanca: su azotea. Cuando el cielo luce bonito, en La Malhablada parecen acentuarse los colores.

 la malhablada

El edificio, en pie desde 1908 y declarado Patrimonio Cultural, es de las pocas construcciones modernistas que quedan en la ciudad, y para nuestro deleite, conserva su configuración y estética original.

En una de las habitaciones, con recortes y purpurina como únicas pruebas del taller que acababa de terminar; Gloria, una de las piezas de este trío de emprendedoras, comparte conmigo los detalles de este proyecto que se inauguró el 30 de mayo de este año, después de rodar el día 29 con un “ensayo general” en el que se repartieron las tareas. “Estábamos muertas de miedo”, confiesa. Pero mirando alrededor compruebo que ese miedo inicial- antes justificado-, ahora es inncesario. Todo estuvo bajo control en una noche que fue de locos.

La Malhablada tiene su casa en Salamanca porque aquí se reencontraron Paz, Sonia y Gloria. Querían abrir un espacio cultural, y partiendo de la experiencia de mi interlocutora en Microteatro por Dinero (Madrid), pensaron en darle al ambiente charro algo que le faltaba: el microteatro.

Fundadoras_la_malhablada(1)En las cuatro horas que circulé de arriba a abajo por La Malhablada, llamé a tres puertas diferentes. En la primera conocí a Lola a través de los recuerdos de El joven que leía a Julio Cortázar, de los pocos textos que se representan allí y que no giran en torno a la risa, que buscan provocar en el espectador algo más, una propuesta alternativa. Como afirmaba Gloria, “en tiempos de crisis, hay mayor apetencia de escribir y ver comedia”, pero ya había pasado por el drama, y para equilibrar las imágenes creadas por  Antonio Velasco, las obras elegidas fueron San Valentón y La niña de la curva, nada que ver entre sí, pero efectivas para mi propósito.

Entre un microteatro y otro, me cruzaba con multitud de público en la escalera. Unos comentaban las funciones, otros quedaban con amigos en la cafetería, que bullía en esa noche de verano enmascarado con un ritmo frenético. “La gente responde muy bien. Nosotras pensábamos que nuestros target serían personas de entre 35-45 años, porque los estudiantes están diluidos, buscan otras cosas. Nos sorprendió descubrir que tenemos un público bastante más mayor y de edades muy diversas”. Y lo compruebo en directo, me rodean decenas de personas compartiendo un interés cultural, probablemente nada más.

La Malhablada nació de un deseo, no de una experiencia previa, así que todo era nuevo para las tres creadoras, por eso, una de las sorpresas más gratificantes para Gloria “es rastrear en Google y darte cuenta de que estás en Trip Advisor por delante de la rana y la Plaza Mayor como sitios turísticos de Salamanca”. Sólo llevan cinco meses en marcha, por si a alguien se le había olvidado el detalle.

taller la malhablada

Las dificultad de conseguir apoyo económico por parte de las instituciones gubernamentales, no es algo exclusivo de Madrid; las chica de La Malhablada contaron con el dinero recaudado a través de crowdfunding y de su mayor mecenas, la empresa Feltrero, muy involucrada en distintos proyectos culturales, y que les permitió abrir sin necesidad de recurrir a los bancos.

Además de las propuestas de microteatro, que eligen por votación entre las tres, sin atender a una temática concreta, buscando sentir algo con el texto teatral; hay distintas actvidades para grandes y pequeños. Este mes, por ejemplo, hay un taller titulado Entrenando con Shakespeare, responsabilidad de Teatro de Poniente; o unas clases intensivas de Microteatro impartidas por Roberto García Encinas. Para los más pequeños, Rosa Pineda, con quien pude charlar de madrileña a madrileña en la idílica cafetería, se encarga de talleres de maquillaje para Halloween o manualidades con papel.

la malhablada, ábrete sésamoUna tarde entre aquellas paredes con historia, que encierran imaginación, cultura, y formación, ha sido suficiente para que necesite aplaudir a través de este artículo a las tres “malhabladas”, por haberme recordado que si deseas algo y lo persigues, puedes hacerlo realidad, y por crear un espacio donde el teatro -una de mis debilidades, está claro- puede abrir sus alas y sentirse cómodo.

La calle Meléndez me desató una sensibilidad especial. Quizás sucedió así porque aún me debatía entre amar u odiar a Lola, o que estuve demasiadas horas sumergida en aquel edificio teatrero; pero la realidad es que me marcho con la firme convicción de volver a llamar a la puerta del número 27 para sentir la calidez de una casa en la que 15 minutos de teatro te pueden zarandear, y si la historia no lo conisgue, sólo necesitas asomarte a su terraza, y disfrutar de las envidiables vistas a la calle Compañía y la Clerecía, que si estás preparado, invitan a divagar.

La Malhablada

Calle Meléndez, 27. Salamanca

www.lamalhabladasalamanca.com

Twitter: @lamalhablada_

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *