‘TIYOWEH’, un espacio de paz para paladares vegetarianos

‘TIYOWEH’, un espacio de paz para paladares vegetarianos

0 votes

la quietud tiyoweh ábrete, sésamo blogMientras el sol juega al escondite con la intención de mostrarnos diferentes colores, la ciudad se vuelve más amable para anunciarnos ese brillo que le confiere un tono menos romántico. La gente camina por el Paseo del Prado sin prisas y se refugia cerca de los nuevos árboles que han crecido en el jardín botánico. Vuelven a hablar como si el invierno les hubiera impedido pasear y charlar a la vez. El barullo es distinto y se mezcla con el sonido de las fuentes que refrescan las aceras. Sin embargo, yo sigo perdido en el Madrid cotidiano, el de esas tres calles que descubrí el otro día detrás del Caixa Forum y que  adquieren un tono más rural, casi inhabitado.

El otro día estuve en Tiyoweh. Antes de llegar las calles se vuelven más estrechas, con sus terrazas en las aceras, las puertas abiertas, los locales pequeños que acaban de abrir, los carteles de ‘Asegurada de incendios’, los balcones que sirven para salir a tomar el fresco y hablar con la vecina, o para regar las plantas dejando escapar los chorritos de agua que caen por las tuberías hasta tocar el suelo empedrado.

La quietud, que así se conoce a Tiyoweh, tiene una pequeña casa de madera en la entrada. Las plantas dan color y son el mejor reclamo para acercarse y ver qué tienen escrito en la pizarra. En esta especie de restaurante vegetariano y tetería artesana se practican numerosos talleres y cursos; desde plantas medicinales, meditación y relajación, elaboración de pan artesano, respostería ecológica, bio-danza y todo tipo de actividades como charlas y eventos.

La vocación de Tiyoweh es "crear y promover un espacio para el bienestar y la calma. Un 'refugio' en el centro de nuestra querida, pero también ruidosa y estresante Madrid"

La vocación de Tiyoweh es “crear y promover un espacio para el bienestar y la calma. Un ‘refugio’ en el centro de nuestra querida, pero también ruidosa y estresante Madrid”

Mi debilidad son los batidos. No me hace falta mirar las pizarras que tienen colocadas en la barra para elegir. Prefiero acercarme a la cesta de mimbre repleta de frutas que reposa al lado de la licuadora para improvisar combinaciones. Dentro también hay plantas. Forman parte de la decoración como las sillas de madera, la alacena de la entrada, los mensajes que están escritos en las paredes y todos los objetos reciclados que dan personalidad al espacio.

Los indios Hopis (indios americanos de Arizona) usaban la palabra Tiyoweh para definir la Quietud de sus corazones cuando entraban en el silencio de su mente. Y más allá de todas las actividades que se pueden realizar, para alguien como yo que tan solo busca la tranquilidad pasajera de una tarde de verano, es el lugar perfecto para alcanzar ese estado de reposo.

“Los platos que forman la carta han sido creados especialmente para Tiyoweh por un experto cocinero. Sus años de experiencia y sobre todo su ARTE han sido la clave para una perfecta combinación de ingredientes, texturas y sabores”. TIYOWEH.

la quietud tiyoweh ábrete, sésamo blogEl browni ecológico de chocolate está bueno. No tiene helado de vainilla, ni tropezones de nueces, pero es esponjoso, dulce, y se deshace en trozitos para dejarte  ese toque dulzón que invita a relamerse la comisura de los labios. Los platos tienen dibujados representaciones simbólicas espirituales y mientras vas terminando la comida van apareciendo los colores hasta descubrir una especie de mándala colorido.

Y tras haber alimentado el estomago y el espíritu, salí a la calle sin elevar el tono de voz contagiado por el ambiente que se respiraba. Tomé la primera calle a mano derecha para bajar por Huertas y salir al Paseo del Prado. Las terrazas estaban llenas, los bares dejaban sus ventanas abiertas y la gente seguía caminando por la amplitud del Prado, con sus árboles en las aceras y el cielo teñido por el rojo del atardecer. Ahora veía la ciudad de otra manera y eso me hacía recordar lo afortunado que era. Tan solo tenía que cruzar una calle para vivir en dos ciudades diferentes.

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

2 Comments

  1. Pingback: Restaurantes sanos en Madrid y deliciosos

  2. Pingback: Restaurantes sanos en Madrid y deliciososMe Gusta Mi Barrio

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *