“Los lunes al soul”, la esencia de la música negra, en el Teatro Arlequín

“Los lunes al soul”, la esencia de la música negra, en el Teatro Arlequín

0 votes

concierto-de-los-lunes-al-soul-en-madridEntre las luces de Neón de la Gran Vía, antes de llegar al teatro Lope de Vega, se esconde el teatro Arlequín. Su presencia a veces pasa inadvertida mientras las calles se vuelven más diversas, más llenas de coloridos y exóticas. Anoche tuve la oportunidad de visitarlo por primera vez desde dentro y comprobé que está tan vivo como la trasnochada y siempre vibrante Gran Vía. Me dijeron que íbamos a ver una obra que se llama Los lunes al soul, y que no conocía, pero estaba tan seguro de que me iba a gustar, tan seguro de la impronta que me inspiró su título, que aquella noche de lunes se convirtió en inolvidable.

Por un momento el teatro se transformó en una de esas noches neoyorquinas donde los oídos más exquisitos se refugian en el Blue Note para pasar inadvertidos entre el humo blanco y las copas de whisky. Irene Risolía y José Truchado fueron los encargados de transportarnos a través de sus voces a la esencia de la música negra. Un recorrido por temas emblemáticos como: Summertime, Ain`t no mountain high enough, Valerie, Yesterday, Think, Respect, Natural Woman,  Chain of fool, canciones inolvidables de la película El color púrpura, y un largo etcétera de joyas del soul, rhythm and blues, jazz y los musicales.

Irene Risolía, María Ayo y Jose Truchado en el escenario.

Irene Risolía, María Ayo y Jose Truchado en el escenario.

La Dirección Musical estuvo a cargo del Maestro Rubén Andreu al piano, acompañado por Daniel García a la batería y Francisco López “Loke” al contrabajo; pero además contaron con geniales colaboraciones de grandes profesionales de la música, (cantantes, músicos, e incluso bailarines), tanto nacionales como internacionales y que, a modo de “Jam sesión”, subieron al escenario para formar parte de la magia de la improvisación. Una de las actuaciones que nos dejó a todos con la boca abierta fue la del artista Alex Gutierrez que a través de percusión vocal pudo reproducir beats de batería, ritmos y sonidos musicales utilizando la propia boca.

Pero el mayor descubrimiento de la noche fue Irene Risolía. Cuando escuché su voz abandoné la plácida contemplación del escenario para dejarme llevar a través de un sueño que no sé si era real. Quizá significaba que era demasiado bueno. En el minuto preciso que sonó su voz me pegué a la butaca con una fuerza que tensaba mis manos entrelazadas. Por un momento, cerré los ojos e imaginé a una de esas divas estadounidenses que tanto he oído en las noches de búsquedas interminables en youtube. Irene Risolía está tocada por una varita mágica, su garganta es un prodigio que debe escuchar todo el mundo. Es la prueba del talento de nuestro país y la constatación de que existen personas diferentes y especiales.

Teatro Arlequín (MAPA)

Los Lunes al Soul, una producción de “Pelibelio”.

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *