“Los restos de la noche”, teatro para sentir y no razonar

“Los restos de la noche”, teatro para sentir y no razonar

0 votes

Yolanda Pallín firma “Los restos de la noche”, un texto personal y simbólico que llega a los escenarios por primera vez bajo la dirección de Carlos B. Rodríguez y Tino Ramírez.

"restos de la noche"Ya lo anuncia el título del artículo, Los restos de la noche es una obra para sentir, no intentes entenderla con la razón, esta vez no ha sido invitada a la función. Para disfrutar del texto y no juzgar las interpretaciones de manera errónea, es imprescinidible no dejar pasar a la lógica.

Yolanda Pallín dibuja la insatisfecha vida de Laura, una mujer de apariencia débil, frustrada y sin ánimo para tomar las decisiones que desea. Nini Dols interpreta a este ser atormentado por la depresión, que quiere gritar, pero no sabe, ni quiere darle fuerza a su voz. Su familia y su marido (Carlos B. Rodríguez, que además dirige), han moldeado una actitud predeterminada a obedecer, y ahora necesita arrancarse de la garganta las manos que la axfisian desde siempre. La única vía de salvación se encuentra en sus sueños -o pesadillas- en los que Laura conoce a dos misteriosos personajes (Lucía Esteso y Jesús Rodríguez), que no son otra cosa que la proyección de sus deseos y miedos, y que serán los encargados de mostrarle el camino de la liberación personal, forzándola a lanzar ese grito que rompa sus anclajes.

La historia que se presenta es agobiante, genera malestar, la sala se inunda de un sabor amargo que no te permite estar cómoda. La forma en que Nini Dols vive el agónico personaje protagonista, contribuye a debilitarte y sumergirte en una desazón voluntaria, como la suya. Odias a su marido por la actitud de fingida indulgencia que tiene con ella, y te provoca cierta repulsión el hombre que la grita cada noche dentro de sus sueños, zarandeándola para que busque una salida. Lucía Esteso es el rayo de dulzura -el único- que concede un respiro limpio a la obra. Ella representa los pensamientos positivos de Laura, sus anhelos, las ganas de luchar; y se agradece ver una nota de color entre tanto ambiente espectral.

restos de la noche

Fotografías de Sue Ponce Gómez

El vestuario diseñado por Yolanda Rino, la iluminación de Javier Bernat, y la escenografía de Mendi jugan un papel fundamental para reforzar la simbología y poesia oscura que caracteriza Los restos de la noche. Unas rampas tétricas se mueven durante la función alejando y acercando las metas de Laura, sirviendo de escalón, cama, refugio, pared. Ella viste de blanco impecable, y junto a ella, el negro de sus pesadillas y el rojo de la bondadosa desconocida. Las luces bailan entre la oscuridad absoluta y el azul del mar, pero nunca iluminan con verdadero color una historia cubierta con nubes opacas.

"restos de la noche"Al terminar la función, el reparto, (entre ellos el director), se sienta a dialogar con el público; algo que considero más que necesario dada la dificultad del texto, que se desarrolla en un universo onírico, surreal, muy simbólico. La historia de Los restos de la noche llegó a manos de Carlos B. Rodríguez sin acotaciones de ningún tipo, lo que acrecenta el enorme trabajo de creación detrás de esta obra tan intensa. En esta charla posterior, Jesús Rodríguez acertó al decir que “pensamos demasiado”, muchas veces se nos tacha de no razonar, de olvidarnos de pensar… sin embargo, siempre tendemos a mirar y sentir siempre siguiendo unos patrones de lógica que viajan con nosotros sin remedio.

Esta obra sirve como ejercicio personal para desprenderse de la razón durante unas horas, dejarse envolver por una desesperación contagiosa, la melancolia de Laura, y enfrentarse con ella a los personajes de sus sueños. Advierto que la desesperación se deja tocar, y cuesta recuperar el aliento optimista después de lo allí vivido; pero es lo bonito del teatro, que a pesar de zarandearte, acosarte con una negrura depresiva, tú, por la noche, no serás Laura.

 

Los restos de la noche
Jueves de febrero y marzo 20.30 en Nave 73
Entradas

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *