“Mamá Framboise”, un camino muy dulce hasta París

“Mamá Framboise”, un camino muy dulce hasta París

0 votes
Imagen de la película "París",de Cedric klapisch.

Imagen de la película “París”, de Cedric klapisch.

Quizá fue que dejé las ventanas abiertas o que las tripas del desván rugían. Volví a recoger el periódico del suelo y lo coloqué encima de la mesa, al lado de la pila de libros. Me quedé mirando ese desorden que me transmitía la serenidad de los hogares cálidos. Tan solo llevaba un año viviendo en París, pero había conseguido crear un espacio tan propio como el que había construido durante toda mi vida en Madrid. Asomé la cabeza por la ventana y esta vez sí conseguí adivinar de dónde venía ese olor de cruasanes recién hechos. No eran las tripas del desván las que rugían, sino las mías, así que dejé todo tal y como estaba y me fui a saborear la ciudad.

Puerta de madera de "Mamá Framboise".

Puerta de madera de “Mamá Framboise”.

Bajé las escaleras corriendo como si me estuviera comiendo los escalones de madera. Saludé a Monsieur Charles-Eduard esquivando el lienzo que tenía en el suelo y le dije que después me pasaría por su taller para seguir con las clases de pintura. Pisé un charco de agua y salpiqué el cristal del café-bar de enfrente que sin darme cuenta se había convertido en una pensión de amores pasajeros. Giré a mano izquierda para volver a mi infancia y recordar esas carreras de velocidades imposibles y sueños acelerados. Atraído por ese olor que invadió el desván me paré en la pâtisserie Mamá Framboise y apoyé las manos en la puerta de madera. Antes de entrar me quedé observando por el cristal como cuando era pequeño y espiaba a escondidas los lugares donde no me permitían pasar. Ahora tenía la libertad de hacer lo que quisiera, pero regresar a mi infancia convertía aquella aventura en una sensación más excitante. Una tostada de pan. Un brioche de azúcar. Panes de todo tipo en una cesta de mimbre. Galletas de manzana. Una tarta de chocolate con leche y frambuesas y cruasanes de albaricoque.

Al entrar me senté en una de las mesas de madera que daban a la calle. Un lugar mágico con grandes ventanales y un estilo muy similar al rústico pero con ciertas características que lo hacían más alegre luminoso. Un toque artesanal que compaginaba con la destreza de los dulces caseros. Vajillas de loza, jarrones, jardineras metálicas con plantas o las flores secas. No podía dejar de mirar todo. Empecé a escribir en mi cuaderno como si ya no me importara el olor que me había llevado hasta allí. Una chica muy simpática me preguntó qué quería tomar y pedí uno de los cruasanes de albaricoque. El cuadernos estaba abierto y mis manos más vivas que nunca. Miré por el cristal y vi mi reflejo; un niño bajito, con una mochila en los hombros y una gorra en la cabeza. Toqué el cristal para comprobar si era real y volver a mi infancia, pero el niño salió corriendo y con él mi pasado.

De repente, mi madre llamó a la puerta: “Aquí tienes la cena, cariño. Que no se te haga tarde escribiendo”. Miré el plato encima de la mesa como si estuviera en París, en Mamá Framboise. Cerré el cuaderno por un momento y dejé a un lado todos mis sueños para saborear la realidad.

Decoración provenzal y unos dulces irresistibles.

Decoración provenzal y unos dulces irresistibles.

NOTA: Aunque el artículo está contado como una historia ficticia, podéis visitar Mama Framboise en Madrid.  Un espacio acogedor de estilo campiña francesa, escenario perfecto para desayunos, comidas, meriendas o simplemente disfrutar de un momento entre amigos. En Mamá Framboise también podrá disfrutar de quiches, ensaladas frescas, bocadillos o tablas hechos a base de ingredientes frescos y de primera calidad. Granizados de fruta natural, cafés, tés, chocolates y batidos acompañarán tus desayunos, comidas o meriendas. ¡Eso si! Casi siempre está lleno, así que intentar ir con tiempo sino quieres quedarte sin mensa.

Calle de Fernando VI 23, Madrid
Horario: Lunes a Viernes de 9:00 a 21:00 horas
Sábados, Domingos y Festivos: de 10:00 a 21:00 horas

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

1 Comment

  1. Pingback: 'Platea Madrid'; de Cine a cartelera gastronómica - Ábrete, Sésamo | Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *