“Martes con mi viejo profesor”, de Mitch Albom

“Martes con mi viejo profesor”, de Mitch Albom

0 votes

martes con mi viejo profesor1Martes con mi viejo profesor es un “gracias” inmenso que Mitch Albom dedica a su profesor de Sociología en la Universidad, Morrie Schwartz. Cada capítulo de este libro nos permite conocer mejor la historia real de un maestro que encontró su vocación por descarte. La aventura entre ambos empieza en el campus de una universidad, y termina con una grabadora que recoge sus más íntimos pensamientos, acerca de los temas que mueven o debilitan a las personas: vida, la muerte, la familia, el amor, la pérdida, el miedo.

El entrañable Morrie Schwartz tiene una terrible enfermedad degenerativa llamada esclerosis lateral amiotrófica (ELA) o Enfermedad de Lou Gehrig. El final lo conoce él, sus amigos, y su familia; pero en lugar de sufrir con el proceso, decide aprender de el y trasmitir sus enseñanzas a los demás. Como bien dice el maestro al autor del libro y antiguo alumno suyo, “cuando aprendes a morir, aprendes a vivir”.

Con el avance de los síntomas, también se vuelven más intensas las conversaciones, y Mitch Albom conversa con su viejo profesor de todos los temas que pueden ayudarte a comprender si has tenido una vida plena, digna de una sonrisa cuando todo acabe.

Morrie va a comprender en sus últimos años la importancia de dar y aprender a recibir. La verdadera felicidad está en entregar, no sólo bienes materiales, que son los más efímeros; si no compartir nuestras emociones, nuestro tiempo, y nuestras energías con quienes nos rodean.

morrie y mitch

Morrie y mItch
Fuente: mitchalbom.com

Schwartz destaca entre sus conversaciones la importancia del amor, y la califica como la emoción es más importante que tenemos. La sociedad actual nos empuja hacia otras prioridades, laborales, económicas, políticas… y buscando la estabilidad material y el sentirnos cómodos en la cultura que nos ha tocado, nos olvidamos de las cosas que realmente importan, mal cuidamos los amigos, las relaciones, y en definitiva, nuestras propias emociones sanas y capaces de darnos la verdadera felicidad.

Al margen de estos temas, Schwartz sabe que se acerca su final, y comparte con Mitch sus temores, pero también la filosofía budista que le ayuda a aceptar su destino: debemos pensar, enfermos o sanas, si hoy será el día en que todo acabe. Quienes aceptan que cualquier día puede ser el último, pero sin miedo, viven con mayor plenitud.

mitchalbom.comMartes con mi viejo profesor te obliga a pensar, es inevitable. No tienes por que estar de acuerdo con cada frase que el curtido Morrie pronuncia en su último tramo de la vida, ni con la réplica de Albom; pero si te invitará a buscar tu propia opinión, y plantearte cuestiones que como bien refleja la historia, la cultura actual no te permite pensar hasta que no ves que estás a punto de morir; pero que nunca está de más analizar en nuestros momentos de plenitud, para disfrutar de la vida con mayor intensidad.

Nunca antes lo había hecho, pero este artículo va a terminar con una dedicatoria. A los profesores, a todos. Desde la profesora de Matemáticas que nunca supo desperatr mi interés por los números, hasta los magníficos profesores de Lengua y Literatura que despertaron la pasión que siento por la palabra. También he recordado al terminar este libro, a mi profesor de Comunicación Escrita de la Universidad, Pedro Sorela, que con un curioso método arrancaba imaginación y estilo de las mentes de unos jóvenes con ganas de comerse el mundo. Es una pena que casi nunca sepan lo importantes que fueron para ti, que te inspiraron, o te indicaron de una manera u otra el camino; pero si te paras un instante a recordar… tú sabrás ponerle nombre a quienes despertaron tus intereses y objetivos de adulto.

Mitch Albom tuvo la fortuna de reencontrarse con su admirado maestro para seguir aprendiendo de él una última lección, y yo os invito a que descubráis esa despedida en forma de vital enseñanza.

Autor: Mitch Albom
Titulo: Martes con mi viejo profesor (Tuesdays with Morrie), 1997
Editorial: Maeva

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *