“Mientras tanto”, teatro para esperar el otoño

“Mientras tanto”, teatro para esperar el otoño

0 votes

"Mientras tanto teatro"“Esperar no es perder el tiempo, es vivirlo”, dice el programa de mano de la obra Mientras tanto. No estoy de acuerdo, al menos hasta que me expliquen en que consiste esa espera, porque miro con recelo -por mi impaciencia innata y mi lista de tareas/instantes pendientes- los momentos de inactividad serena.

Mi particular filosofía vital ha ido derivando con el paso del tiempo (y una sucesión de esperas absurdas) de la curiosidad y aprecio -si, lo tuve- a Paulo Coelho y sucedáneos, hasta un interrogante escéptico dibujado en la cara cuando leo o escucho estas frases descontextualizadas. Que no digo que no tengan razón, tampoco digo que me disgusten, pero hay que estudiarlas de cerca…

Dicho esto, Mientras tanto me asustaba un poco, pero tenia ganas de ver a Marta Romero, Rocío Vidal y Marta Naharro, las tres actrices que se iban a encargar de que el guión de María Inés González y Miguel Ángel Cárcano llegara hasta mí, y convencerme o reafirmarme en que las esperas son inútiles. Y no erraron en la tarea que yo les había impuesto, entre charla y charla, con una naturalidad cómplice, me regalaron alguna conclusión.

"Mientras tanto"

Carlota es una mujer segura de sí misma, sus amigas ven en ella una “conseguidora” nata, lucha y alcanza lo que se propone; sin embargo, no siempre es posible obtener todo lo que se anhela, porque no todo depende de uno mismo, y eso la asusta. Emilia vive cada día como si se tratara de una nueva aventura, sin prestarle mucha anteción a los costes y las consecuencias de ese ritmo, pero las dudas consiguen atraparla, como a todos. Y cerrando el trío de conversadoras, se presenta Ana, que necesita algo o alguien que la impulse a tomar un camino que lo cambie todo, que vuelva a darle luz a una rutina cómoda pero descolorida.

Vemos como tejen su amistad y el resultado de sus decisiones mientras esperan en cinco situaciones cotidianas, esas en las que a simple vista no pasa nada más que los segundos, pero que con la compañía adecuada, son la forma más rápida de abrir los ojos y actuar.

Sigo sin confiar en las esperas. Tampoco en las prisas. Ambas son una pérdida de tiempo en muchos casos. Las primeras porque la no acción, a no ser que se sustituya por una contemplación productiva o un momento de meditación consciente, no sirven de nada. Y la segunda, porque a veces el ir corriendo por los instantes, te obliga a retroceder, lamentarte, o perderte lo importante. Pero si me dais a elegir, me quedo con la segunda, hasta ahora he aprendido más de un error que de un momento inerte.

Mientras tanto es la comedia que el teatro nos brinda para el verano, en espera de un otoño donde la vuelta a lo cotidiano venga cargada de acciones, cambios, alternativas, dudas; el movimiento vital, vaya. Como toda comedia romántica o libro de motivación, hay frases con las que asientes porque ves la viva imagen de un conocido, otras veces te intuyes a ti, y otras te suenan a cuento chino – o a Coelho cuando entra en bucle -.

"mientras tanto teatro"La amistad, el miedo a cumplir sueños, las parejas, ceder, elegir, correr o pararse… temas que salpican la espera de estas tres mujeres, igual que la mía, sobretodo cuando aguardo en torno a un café. Todos giramos en torno a lo mismo, deseos cumplidos,  por cumplir, y el miedo o la valentía para lanzarte a ellos; y  esto es más llevadero compartido en charlas varias, que quedárselo para uno mismo es lo que menos sentido tiene de todo lo expuesto. He aprendido más en conversaciones espontáneas, buscadas o esquivadas, que en cinco horas de reflexiones internas. Así que sí, en ese sentido, esperar no es tiempo perdido siempre que haya alguien escuchando enfrente, que te diga lo malo de un modo constructivo, que sepa decirte lo bueno y anclarte un pie a la Tierra, por si acaso; que comparta incertidumbres, o que las provoque para que tú des un golpe en la mesa.

Voy a dar la razón, con mis matices, a la frase del programa de mano. Y os recomiendo la espera, pero con amigos, que aunque estén en silencio, siempre hablan.

 

Mientras tanto, dirigida por Miguel Ángel Cárcano

Teatro Lara, los jueves a las 22:15h

Entradas

 

Iduna Ruiz de Martín 

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *