“Mür”, un café rústico de viejas y deliciosas historias

“Mür”, un café rústico de viejas y deliciosas historias

0 votes
MÜR CAFÉ, en la Plaza Cristino Martos, es otro de los tesoros del barrio Conde Duque.

MÜR CAFÉ, en la Plaza Cristino Martos, es otro de los tesoros del barrio Conde Duque.

El buen narrador sabe crear con palabras los decorados de una historia. Así como en el cine el director artístico es capaz de ambientar la narración de una película en un contexto histórico diferente, el narrador realiza la misma función mediante su imaginación. Cuando visité Mür por primera vez pensé en las historias que me contaba mi madre de su niñez. Esas historias que no estaban limitadas por un género especifico y que cada vez que las vuelve a contar siguen manteniendo el mismo magnetismo literario.

Escondido en la Plaza Cristino Martos, casi embullido por la menos vibrante calle Princesa, Mür Café se define como un rincón discreto. Al bajar los escalones de la entrada comienzas a contagiarte por el estilo british que poco a poco se va desvaneciendo por la decoración rústica. Un efecto único y personal que me llevó a esas historias antiguas de desvanes repletos de objetos antiguos. Entre las dos plantas se reparten unos sillones con un tapizado acolchado que presenta un aspecto mullido gracias a los botones. A pesar de su clasicísmo, están perfectamente integrados para sentirte cómodo y visualizar las tartas caseras que derriten los paladares de los más golosos.

La carta se compone de productos naturales cuidadosamente escogidos y deliciosas recetas caseras, tanto dulces como saladas, que también podéis pedir para llevar.

La carta se compone de productos naturales cuidadosamente escogidos y deliciosas recetas caseras, tanto dulces como saladas, que también podéis pedir para llevar.

En ese afán de recuperar la estética de las cosas antiguas, rescatan una máquina de coser para convertirla en una mesa quedando una superficie completamente plana. Lo mismo con un baúl, una estufa y numerosos objetos que nunca hubiéramos usado para darles esa utilidad. La segunda planta regala todo el protagonismo a un techo de vigas de madera. A pesar de subir un piso seguimos a ras del suelo para situarnos de una manera sigilosa en una posición privilegiada que nos permite observar a través de unos grandes ventanales de madera lo que se cuece en la calle. Como en los pueblos.

Tarta de zanahoria, mi favorita.

Tarta de zanahoria, mi favorita.

La carta es contundente, variada y literaria. Cada página tiene ilustraciones del clásico de Lewis Carroll, ‘Alicia en el País de las Maravillas’. La niña imaginativa de cabello rubio se cuela entre una gran variedad de cafés: francés, jamaicano, vienés, americano, irlandés… Tartas artesanales de zanahoria (mi favorita), rusa de manzana, de queso y arándanos, de pera, chocolate y avellanas… Tés de frutas del bosque, pakistaní, menta y hierbabuena, con corteza de naranaja y chocolate… Sopas, ensaladas, bagels, cócteles, cervezas… Y unos Brunch que se coronan como la debilidad de una carta de fantasía.

Casi todos definen Mür como un café de estilo british, pero yo creo que es un café donde surgen historias del pasado que están destinadas a ser contadas. Por las tardes, cuando estás terminando tu porción de tarta y la noche ha caído sobre Madrid, apagan las luces del café para encender las velas y ambientar la escena como hacen los buenos narradores.

Horario: de lunes a miércoles de 08:30 a 22:00 hrs, jueves de 08:30 a 00:00 hrs, viernes de 08.30 a 02:00 hrs, sábados de 09:30 a 02:00 hrs, domingo de 10:00 a 22:00 hrs
Precio medio: café 1,30€, porción de tarta 4,50€
Ver mapa (cómo llegar)

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *