Nave 73, o cómo hacer tus sueños realidad

Nave 73, o cómo hacer tus sueños realidad

0 votes
Fuente: kedin.es

Nave 73, un espacio dedicado al teatro en Palos de la Frontera
Fuente: kedin.es

Cuando todo va mal, las personas nos vemos empujadas por una corriente de pesimismo generalizado, que nos dificulta parar y ver los pequeños logros que podrían inspirarnos confianza. Entre esta jauría de noticias desfavorables, hay muchas dedicadas a la triste situación en que se mueven las propuestas e iniciativas culturales; sin embargo, para demostrar que se puede conseguir lo que tanto deseas, que existen grandes retos conseguidos y sueños cumplidos, os traigo la historia de Nave 73

Equipo_Nave

Álvaro, Alberto, y Rocío, el equipo que da vida a Nave 73

Rocío (periodista), mi anfitriona una vez más, se sienta conmigo en uno de los cómodos sillones de la cafetería, y empiezo a contagiarme de optimismo a partir de una historia positiva, por fin, en el campo más bonito de la cultura: el teatro. Ella, junto a sus socios Alberto (comunicador audiovisual), y Álvaro (actor), decidieron, como muchos otros jóvenes, apostar por ellos mismos, por sus intereses culturales, y crear un proyecto que supliera sus necesidades, como creadores y consumidores de cultura. Esta unión de fuerzas conjuntas ha convertido una antigua imprenta industrial en la Nave 73, un espacio de encuentro teatral, en todos los sentidos que pueda entenderse la expresión. Desde los camerinos, hasta la cafetería, todo rezuma pasión por las artes escénicas.

Abril de 2013, hace apenas nueve meses, fue el punto de inicio de un proyecto que crece con cada nueva propuesta, y que como bien subraya Rocío, “responde al descontento y ganas de cambiar el panorama cultural”. Las paredes de esta sala no sólo albergan funciones de compañías profesionales, si no que forman a una cuadrilla de jóvenes actores, y ponen el germen de la vida teatral en los más pequeños.

La compañía de teatro Grumelot, imparte un curso anual de interpretación para profesionales o jóvenes con interés en el mágico mundo de la actuación. Rafa Ibáñez también comparte su experiencia con gente curtida en las tablas, en este caso, a través del curso dedicado al Teatro Físico. Los aficionados al arte dramático tampoco tenemos excusa para no aprender más (si es que el gusanillo del escenario se torna insistente), porque el taller Teatro para Todos, que empieza el próximo 4 de febrero, te ayudará a desatar el actor que llevas dentro. Y, de entre toda la oferta de formación, mi favorita, por original y sorprendente, es el Taller Bebés Creativos, que busca estimular y desarrollar la imaginación de los más pequeños a través de juegos teatrales, canciones, y pautas que podrán seguir los padres en casa.

Sala_de_Exposiciones_Nave_73

Sala de Exposiciones de Nave 73
Fuente: nave73.es

Además de la comedia y el drama, en Nave 73 también tiene las puertas abiertas el arte en forma de pintura o fotografía. Enrique Yáñez estudia las decenas de dossiers que recibe la página web, y escoge el artista que expondrá sus obras en los pasillos de la Sala. Hasta el mes de mayo, los tres primeros artistas que pondrán imaginación al pasillo de la Nave son Alberto Franco, Miguel Ángel Rego, y Estela Sanchís. Antes de dejarse llevar por la función, es inevitable pasear por estas obras, que apuntalan las paredes, preparando el cuerpo para presenciar grandes historias.

En cuanto a las obras de teatro que se exhiben cada mes en Nave 73, Álvaro es quien las elige y programa. No hay un filtro temático, hay un buen olfato para escoger textos que funcionan. Por ejemplo, las obras infantiles apuestan por llevar hasta los niños un contenido diferente, con moraleja, que pueda interesar también a los adultos que les acompañan; y como muestra, nuestra primera visita a la Nave, de mano de Fermando de Retes y Antonio Velasco, con Don Quijote: la historia secreta, una delicia de espectáculo.

La cafetería de Nave 73 tampoco tiene desperdicio alguno. Fuente: Nave73.es

La cafetería de Nave 73 tampoco tiene desperdicio alguno.
Fuente: Nave73.es

Otro de los grandes logros de Nave 73, es la puesta en marcha de un Festival Internacional de Teatro Clásico en julio, en plena oleada de idas y venidas a destinos vacacionales. Este año será la segunda edición de esta iniciativa que tuvo una respuesta muy positiva del público.

Sigo sorprendida (y entusiasmada) por el rápido crecimiento de este proyecto cultural, en época de crisis, y sin ayudas institucionales que apoyen estas actividades. Por suerte, y al contrario de lo que muchos podrían pensar, existe una gran colaboración y apoyo entre las distintas salas off del panorama teatral madrileño; que, como Nave 73, hacen malabares con las cifras para seguir enriqueciendo el circuito dedicado al teatro en nuestra ciudad.

nave_73Termino la historia de este joven proyecto cultural hablando de un flechazo, porque existen, y puede que haya quien me lo discuta, aunque lo consideraría una osadía. A mi me ha pasado con este rincón dedicado al teatro en la calle Palos de la Frontera; que forma parte de ese triángulo titiritero al que también pertenecen salas como Kubik Fabrik, Cuarta Pared, o incluso La Casa de la Portera. Lo visité por primera vez hace más de tres meses, y cada vez que cruzo el umbral vigilado por carteles de las obras que esperan dentro, me invade la necesidad de pasear por su exposición, perderme en la Luna mientras tomo un café y miro por la cristalera; y como no, sumergirme en alguno de sus tesoros teatrales que siempre terminan con un aplauso agradecido.

Nave 73 (Calle Palos de la Frontera, 5. Metro Embajadores/ Palos de la Frontera)
Programación de febrero

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *