“Un obús en el corazón”, el puñetazo escénico de Hovik Keuchkerian

“Un obús en el corazón”, el puñetazo escénico de Hovik Keuchkerian

1 vote

Hovik Keuchkerian protagoniza el monólogo de “Un obús en el corazón”, un texto de Wajdi Mouawad, autor de “Incendios”, y que dirige Santiago Sánchez (L`Om Imprebís).

– ¿Sí?
– Tienes que venir

Y ya está. Una frase y empiezas a sentir frío.

Una llamada rompe la calma boba en medio de la noche. Una voz familiar al otro lado del teléfono dice “Ven” y Wahab debe salir. El viaje en autobús, bajo una helada que se sincroniza con lo que siente, es solo la preparación emocional antes de la batalla.

Wahab lucha contra un pasado que teme, que a la vez es un pasado que ama. En un lugar remoto de su memoria, hubo un fuego que lo cambió todo, incluido el rostro de su madre.

Wahab lucha contra la obligación de sentir lo que todos esperan que sienta ante una situación de tristeza, de despedida. Los otros siempre opinan de tu dolor, de tu rabia, de tu amor. Y el no lo siente, no lo encuentra. ¿Dónde está su capacidad de sentir? Y buscándola, recuerda.
Recuerda el día que la guerra civil del Líbano le arrebató la infancia y su tierra con la imagen de un autobús acribillado a balazos, con mujeres, niños y ancianos encerrados en su interior. Ese día sintió como si un obús destrozara su corazón. Ese día empezó a no doler nada más que el recuerdo.

A veces cargamos con monstruos sin identificarlos, sin ser conscientes de que son ellos los que nos provocan el cuerpo pesado y el miedo a destiempo. Hay monstruos que se presentan desde el principio, negocian la convivencia y nos dejan vivir serenos. Hay otros, los que vienen de la infancia, los que responden a un trauma, que son otra historia. Otra, como la que narra Wajdi Mouawad (autor de textos como Incendios) que noquea a través de los puños dialécticos del gigante Hovik Keuckherian con la dirección de Santiago Sánchez (responsable de la compañía L’ Om Imprebís).

Un obús en el corazón te va desvelando de manera dosificada el drama para terminar sobresaltándote con el poder de un dolor sin resolver. Es un texto duro, poético y que requiere una completa inmersión por parte del espectador. Reconozco que la vulnerabilidad del tema tratado, intenso y complejo, provoca alguna evasión. Escapas o te ausentas, depende del interés de cada uno. Me perdí en algún instante divagando sobre alguna de las frases que Wahab pronunciaba o reflexionando con su drama llevado a mi terreno, pero la puesta en escena sacudía cualquier atisbo de migración mental con el juego de luces, la voz y el sudor del protagonista.

Actor y dramaturgo comparten origen libanés y la necesidad de haber dejado su tierra por un conflicto armado. Keuckherian se vierte cada segundo un poco más sobre un escenario que a través de las imágenes proyectadas y escasa escenografía, magnifica su mirada para terminar de hacer cómplice del dolor al espectador.

A la propuesta le hubiera sumado música que meciera el drama que se cuenta. La música como vía de escape a un ritmo duro y con exceso de carga emocional en algún momento.

En cualquier caso, Keuchkerian es un valiente y Sánchez, que confió en el, también. Un obús en el corazón es el primer trabajo que sube a este actor al escenario, al margen de los monólogos para Paramount Comedy. Hovik Keuchkerian es ex campeón de boxeo, y se nota que está curtido en el cuadrilátero porque lo que hace con el público es dejarle K.O.

Cuando termina la función cuesta que rompan los aplausos, tienes miedo de destrozar ese silencio, estás agarrotado y la losa de emociones, pesa. Pero el actor ha estado brillante y se lo ha ganado. Despertamos del aturdimiento y llega el ruido. Abandonas la sala apretando la mano del actor, que trasmite la misma fuerza dando las gracias que desprendiendo dolor, todo un descubrimiento teatral al que merece la pena acompañar unas horas.

Un obús en el corazón

Dónde: Teatros Luchana

Cuándo: Viernes a las 20h.

ENTRADAS

 

Iduna RuSol

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *