“Pagagnini”, la música como bálsamo en el Teatro Caser Calderón

“Pagagnini”, la música como bálsamo en el Teatro Caser Calderón

0 votes
"PAGAGNINI" es el espectáculo que Yllana coproduce junto a Ara Malikian

“PAGAGNINI” es el espectáculo que Yllana coproduce junto a Ara Malikian

La música puede ser un bálsamo ante la catástrofe; así recuerdo a la orquesta del Titanic cuando poco después de medianoche el violinista británico Wallace Hartley, de 33 años, se plantó en la entrada delantera de primera clase con sus siete músicos para calmar a los pasajeros que empezaban a preocuparse. Muchos encontraron allí el consuelo que otros buscaban en los religiosos que había en el barco. No cabe duda de que la música es capaz de transportarnos, calmar nuestras inquietudes, y si se combina con humor, provocar risas. Eso mismo es lo que ha conseguido Pagagnini, el espectáculo que Yllana coproduce junto a Ara Malikian y que se representa en el Teatro Caser Calderón hasta el 13 de Octubre.

A través del virtuosismo de cuatro grandes músicos, capitaneados por el maestro Ara Malikian, Pagagnini repasa algunos momentos cumbre de la música clásica fusionados con otros estilos musicales.

A través del virtuosismo de cuatro grandes músicos, capitaneados por el maestro Ara Malikian, Pagagnini repasa algunos momentos cumbre de la música clásica fusionados con otros estilos musicales.

Exhibición musical, destreza instrumental, un escenario sobrio a la par que elegante, cuatro músicos y un desenfreno de notas discordantes que encajan a la perfección en un popurrí de estilos musicales. Así es como podría resumir Pagagnini, pero en realidad es mucho más. Eduardo Ortega y Fernando Clemente al violín, Gartxot Ortiz al violonchelo y Ara Malikian como director musical, elaboran un espectáculo mudo que llena las butacas de carcajadas. Aquí sobran las palabras, los cuatro componentes se proponen cambiar el concepto de concierto tradicional, y a través de una sucesión de gags desternillantes, olvidas a los grandes clásicos para contagiarte de su humor gestual. Entre actuación y actuación una voz en off se ve obligada a aclarar el cachondeo, pero el recital no necesita justificación y los espectadores se rinden a esa liberación de prejuicios.

Country, flamenco, blues, rock, música clásica… Lo más sorprendente no es la variedad de estilos, que también, sino la capacidad de tocar, bailar, moverse, saltar por todo el escenario, y de cómo cuatro músicos con tres violines y un violonchelo pueden recrear los sonidos de una banda de rock americana como si estuvieran en el viejo Oeste. Otro de los momentos más divertidos de la obra es cuando el público se convierte en protagonista y eligen a dos personas para participar en los gags. La combinación de la naturalidad de una persona ajena a la obra con los cuatro músicos añade una chispa a la sucesión de momentos cómicos.

Pagagnini es la excusa perfecta para ir al Teatro Caser Calderón. El patio de butacas siempre se transforma para dar la bienvenida a todo tipo de espectáculos. A veces me he sentado en sus butacas de terciopelo rojo para disfrutar de un concierto; otras en unas sillas como si estuviera en un Cabaret de los años 50, pero siempre miro a todos los lados como si fuera un ritual que me ayudara a encontrar detalles nuevos. De cualquier manera, y aunque haya estado mil veces, al salir hago un repaso de todo lo que he visto y me acomodo en ese recuerdo que me devuelve a lo que he vivido dentro del teatro.

Comprar ENTRADAS
Teatro Caser Calderón (ver mapa, cómo llegar)
Del 21 de Agosto al 13 de Octubre

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

0 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *