“Perdóname cuando me haya ido”, de la compañía Lienzo en Blanco

“Perdóname cuando me haya ido”, de la compañía Lienzo en Blanco

3 votes

Rosel Murillo Lechuga escribe y dirige “Perdóname cuando me haya ido”, un texto donde habita el rencor que se forja con el paso del tiempo y la falta de comunicación que se enquista en las gargantas.

perdoname abrete sesamoAndrea Hermoso y Lucía Esteso se meten en la piel de dos hermanas que después de diez años sin verse, necesitan compartir los lunares de sus almas. Han perdido mucho, se han robado minutos y palabras, caricias y silencios. Pero también han ganado. La recompensa de reencontrase en ese patio en el que se hunden las raíces que las atan y las enredan.

El patio de mi casa es particular, cuando llueve se moja como los demás. Es la letra de una canción que posiblemente alguna vez cantaron en este patio (que nos presentan en Perdóname cuando me haya ido), mientras jugaban a los pies de la madre que bordaba flores en un retal de lino, observándolas sin hablar. Ahora, los ecos de aquellas risas y cantos ya no se escuchan. Ahora, se respira el abandono y el polvo de las paredes desconchadas en esta tarde de invierno que huele a tierra mojada.
Aquel patio, los muros de la casa, la madre, el padre que nunca estaba, la hermana que decidió quedarse, todo se fracturó como se fracturan los paisajes después de una huida.

programa-traseraHoy la hermana valiente (Lucía) que se alejó sin mirar atrás, vuelve a las raíces ofreciendo a precio de saldo las cuentas pendientes, las palabras no dichas, los abrazos no entregados, los silencios que no gritó.

Hoy la hermana valiente (Andrea) que se agarró a los muros de la casa, a los brazos de una madre, a un hombre al que dice que amó, demanda las respuestas que nunca llegaron y el tiempo que no tuvo.
Hoy los ojos de la madre están también en los de estas dos mujeres valientes que decidieron huir y que ahora vuelven a encontrarse. Porque hay relaciones que son mejores sanar, antes de volver a emprender camino, para dar respiro para dar cabida a lo nuevo que puede ayudarte a seguir.

¿Por qué siempre hacemos las cosas tan tarde? Es una pregunta que resuena cuando parece que ya no hay tiempo, cuando todo tiene pinta de estar perdido. Pero parece que las cosas llegan cuando han de llegar. Y hoy ambas están de suerte por encontrar el tiempo para hablar, para olvidar, para pedir perdón por las lágrimas que no mostraron, para pedir perdón por la manera en la que se alejaron.

Nos encontraremos ante una relación imposible de volver a vivir de otro modo, difícil de romper por mucho que se intente, por mucho que se alejen, por mucho que se escondan. Viviremos el perdón, el que se pide y se anhela cada día desde las consciencias que no duermen. La rabia por no haber sabido vivir de otro modo o el peso por haber vivido como se ha soñado/querido. Veremos los silencios que habitaron en unos ojos llenos de lágrimas secas. Y viviremos el reencuentro en el viaje continuo que es la vida. Apreciaremos las pérdidas, pero también lo que se comparte, lo que se gana. Porque al final, la vida va de eso y de más. Vivan como deseen vivir y aprovechen antes de que nos hayamos ido.

Título: Perdóname cuando me haya ido
Fecha: Hasta el 22 de febrero
Horario: Miércoles a las 20:30h
Dónde: Teatro del Arte
Dirección: calle San Cosme y San Damián, 3

ENTRADAS

Cristina Arjona 

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *