“Petra”, erotismo y drama en La Casa de la Portera

“Petra”, erotismo y drama en La Casa de la Portera

0 votes

Estefania Cortés dirige y adapta la película de Rainer Werner Fassbinder, “Las amargas lágrimas de Petra Von Kant”, con un compenetrado elenco de mujeres.

petra_Mi memoria vuelve a jugar conmigo, sí. Petra me llamó la atención por muchas cosas: el elenco, la trama, La Casa de la Portera. Pero la razón principal para ir a ver este trabajo, era que estaba convencida de haber leído un libro en mi primer año de carrera con la historia de Petra Von Kant, y que me había gustado mucho. Os prometo que recordaba conversaciones en que yo mencionaba el título, y que había disfrutado leyéndolo, ¡hubiera jurado hacer recomendaciones! Bueno, pues al parecer me equivocaba, porque Estefanía Cortés adapta para el teatro la película del alemán Rainer Werner Fassbinder. ¿Y el libro? ¿No existe? Después de hablar con amigos de la universidad que me miran un poco más convencidos de mi locura, sigo aferrada a la convicción de que me he sumergido en una lectura con la misma historia (muy similar, al menos); eso sí, creo que la protagonista se llamaba Verónica.

Desvaríos de mi pésima memoria al margen, quiero avisar a los lectores que no puedo comparar la obra con la cinta que versiona, porque no la he visto; pero os puedo asegurar que Petra brinda la misma intensidad que el enigmático libro que sí recuerdo.

captura-de-pantalla-2014-11-20-a-las-08-53-54

Esther Acebo, fría y seductora, interpreta a Petra von Kant, una diseñadora que triunfa en el selecto Madrid de la década de los 50. Su éxito profesional le permite pagar el alcohol más caro, con el que se bebe sus fracasos amorosos y una felicidad ficticia. Maria Elena (Noemí Rodríguez), su criada y ayudante, soporta con una devoción estoica la actitud prepotente y el maltrato emocional de su señora. Me detengo para hacer una mención especial de este papel, que aunque en un primer momento me incomodaba, por su silencio, por su actitud, por un gesto que consideraba vacío de espíritu…reconozco que al repasar la función, es de los más potentes, con una historia detrás muy compleja, un regalo para un intérprete, seguro.

Un día cualquiera, la aparente estabilidad de Petra se ve agitada por la visita de su estirada prima, Sidonie (Jimena La Motta); que viene acompañada de Catalina (Elena Rey), una joven con un pasado tormentoso, una belleza inquietante y con el descaro que necesita la insulsa vida de una afamada diseñadora que ya lo tiene casi todo.

petra_9287

Desde el primer encuentro, las actrices nos hacen partícipes de un huracán de deseo descontrolado e irracional. No voy a desvelar ningún secreto si os digo que las emociones desaforadas, que parten de la nada, en las que nos quemamos gustosos, suelen acabar con la misma sorpresa con que empiezan. La clave está en no perder la cabeza… Petra, ajena a esta recomendación, experimenta una transformación que supone la mejor parte de la obra. Esther Acebo me mantuvo absorta mientras caída en picado, de la seguridad a la pérdida del control emocional y la autoestima. Cierto es, que en algún momento hubiera añadido más oscuridad y menos locura a las reacciones de aquella dama destrozada, pero es porque quizás mis hundimientos en el fango son excesivamente apasionados, y una cada uno se sumerge en su negrura con un estilo personal e intransferible. De cualquier modo, fue estremecedor ver cómo Petra no razonaba y la obsesión con Catalina inundaba cada segundo de su vida, hasta el punto de recluirla en cama dejando tras de sí momentos desgarradores como el que presencian su madre (Esperanza de la Vega) y su hija adolescente (Irene Escalada); dos papeles cargados de aire fresco, que aunque breves, son impresincibles para componer los instantes cúspides de un declive anunciado.

Al salir de la sala, un sabor amargo, mezcla de la comprensión y la repulsa, empezó a macerar en mi cabeza. Han pasado días desde la historia de Petra me sacudió, y una vez digerido el potente drama que Estefanía Cortés confecciona, me he desprendido de la costra de pesimismo vital, para quedarme con la sabia convicción de que una vez tocado el fondo más oscuro, sólo queda nadar hacia la superficie.

 

Petra, adaptación de Las amargas lágrimas de Petra Von Kant, de Rainer Werner Fassbinder

Martes y miércoles a las 20h en La Casa de la Portera

Entradas

 

Iduna Ruiz de Martín

 

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *