La grandeza de Judie Dench en «Philomena»

La grandeza de Judie Dench en «Philomena»

0 votes

Philomena ábrete, sésamo blogDebo reconocer que soy de esas personas que no les suscita ningún interés el tema de las monjas malignas que roban bebés. No se trata de una falta de sensibilidad, tan solo no me sale sentarme en el sofá para ver un programa donde se reencuentran dos familiares que no sabían que lo eran. Tampoco he visto las series que se han basado en casos reales, y aunque el tema es verdaderamente dramático, lo que me causa desazón es verlo retransmitido en televisión como una programación repetitiva. 

Quizá por eso he tardado tanto en ir al cine a ver Philomena. No es mía la costumbre de ver la gala de los Oscar sin tener una opinión de todas las nominadas, sin embargo, después de la resaca de los premios, y sin la presión de que la cartelera se llene de estatuillas doradas, me he llevado una gran sorpresa de entre todas las películas que optaban a llevarse el galardón.

Una historia real basada en el libro de Martin Sixsmith nominada a 4 Oscar y 4 Globos de Oro.

Stephen Frears ha sabido contar una historia donde las emociones juegan a equilibrarse para obtener la misma dosis de risas y lágrimas. Después de películas como The Queen o Alta fidelidad, el director británico nos muestra una de sus mejores películas, por no decir la mejor. Pero claro, con dos actores como Judie Dench y Steve Coogan es fácil conseguir una conexión emocional con el público. Mientras ella dedica cincuenta años de su vida a buscar al hijo que le robaron las monjas de su juventud, él se convierte en el aliado perfecto para devolverle aquello que había perdido. Y es que a pesar de contar una tragedia, los cambios de guión convierten la película en una extraña combinación entre resignación y esperanza.

Una maravillosa Judi Dench se mete en la piel de Philomena Lee.

Una maravillosa Judi Dench se mete en la piel de Philomena Lee.

Lo que está claro es que Judie Dench muestra un personaje maravilloso capaz de perdonar a unas monjas que podrían protagonizar una película de terror. Parece difícil imaginar a una mujer con tanta personalidad como ella interpretar a una entrañable irlandesa. De esas personas que desprenden algo especial porque están despojadas de las normas que rigen un buen comportamiento. Quizá sea ahí donde me toca el corazón la película y me engancha a una historia que por otras vías no he sido capaz de  sentirme atraído.

Sin abusar de la denuncia social y recurriendo al humor que curiosamente poseen las personas que han sufrido mucho, Philomena entretiene y engancha como si la mirada de Judie Dench, tan perdida en esos pensamientos que deseas descifrar, nos animara a creer en las personas.

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *