“Pomme Sucre”: un lugar donde la merienda se convierte en un lujo

“Pomme Sucre”: un lugar donde la merienda se convierte en un lujo

1 vote
'Pomme Sucre': Altísima calidad, gran materia prima, artesanía moderna con las últimas tendencias europeas y tratamiento natural sin conservantes

‘Pomme Sucre’: Altísima calidad, gran materia prima, artesanía moderna con las últimas tendencias europeas y tratamiento natural sin conservantes

La merienda, esa comida que juega entre el día y la noche según el apetito de cada uno, siempre se ha considerado un juego de niños. Recuerdo cuando mi madre me daba una onza de chocolate y un trozo de pan. También cuando pasaba los veranos en el pueblo y bajaba al río dispuesto a nadar como un loco para despertar mi apetito y devorar hasta la última miga de pan. Aquella experiencia se convertía en una rutina diaria que marcaba los atardeceres de los meses de verano. Quizá no era consciente de su importancia, ni siquiera los mayores merendaban, pero con el paso del tiempo descubrí la sutileza de una comida breve y repleta de sabores.

Al crecer te das cuenta de que los mayores sí meriendan. Dedican horas a un café y una porción de pastel. Las conversaciones devoran la onza de chocolate de la infancia, cambias la despreocupación por confidencias, y en vez de sentarte en una roca después de nadar, te refugias en una cafetería vintage con la única intención de encontrarte con alguien.

'Pomme Sucre', en la calle Barquillo, 49. Entre Chueca y Alonso Martínez.

‘Pomme Sucre’, en la calle Barquillo, 49. Entre Chueca y Alonso Martínez.

Pomme Sucre no es vintage, tampoco tiene muchas mesas para sentarse a degustar una tarde de secretos, y se agradece. Un sitio de paso para comprar un croissant y caminar. Probablemente los mejores croissant de Madrid. En la calle Barquillo, entre Chueca y Alonso Martínez, se encuentra esta pastelería modernista que mezcla con buen gusto la altísima calidad, la gran materia prima y la artesanía moderna con las últimas tendencias europeas y tratamiento natural sin conservantes: bollería variada, un esponjoso Panetonne, hojaldres, palmeras, milhojas, pasteles de manzana o cabello de ángel, macarons, cakes, mignardises. Una variedad interminable que parece expuesta como un museo, en mostradores acristalados que convierten las meriendas en un lujo sin olvidar la inocencia.

Milhojas, pasteles, tartas, palmeras...

Milhojas, pasteles, tartas, palmeras…

A pesar del envoltorio, la presentación o la decoración, Pomme Sucre mantiene la esencia de la elaboración artesanal. En una calle de tiendas de luces, sonido y galerías de arte, surge esta confitería que nació en Gijón. Nada de esto sería posible sin la delicadeza y buen hacer de Julio Blanco, galardonado como mejor pastelero-repostero de España, concedido por la Real Academia de Gastronomía. Las modas pasajeras pueden despistarnos, las prisas o la falta de entusiasmo nos llevan a perdernos pequeños placeres. Sin recurrir a lo facilón podemos saborear la delicadeza del oficio bien hecho, tomar una taza de chocolate en un salón de espejos, encargar una caja de bombones, o comprar una onza de chocolate para recordar la importancia de los momentos que creíamos perdidos. Aunque parezca mentira, todo es posible.

Pastelería-Cafetería Pomme Sucre (ver mapa, cómo llegar)

Horario: de lunes a sábado de 09:00 a 21:00. domingos de 10:00 a 15:00.
Precio medio: café con leche 1,50€, croissant 1,30€, pasteles 2,50€.

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *