“Queremos ir al Tibidabo”, últimas funciones en La Puerta de al Lado

“Queremos ir al Tibidabo”, últimas funciones en La Puerta de al Lado

0 votes

queremos ir al tibidaboHe llegado a la conclusión de que la felicidad la busca uno no sólo con lo que decide hacer con su vida, sino también con la actitud con la que afronta las circunstancias que le vienene dadas, sin que tengas poder de decisión sobre ellas ni remedio que las anule. En Queremos ir al Tibidabo, Marta y Eli deciden que el Alzheimer que padece su madre será su pequeño secreto, asumen la responsabilidad y el peso emocional de combatir la enfermedad evitando a sus padres el sufrimiento que conlleva saber la verdad.

La historia de Queremos ir al Tibidabo, a pesar de partir de una terrible noticia, se caracteriza por irradir de todo menos pena. Las tres actrices protagonistas le conceden a este texto sencillo y dulce una frescura que le da originalidad a un tema que tiende a presentarse en escena con más drama que comedia.

Cristina Clemente firma esta obra, dirigida por Israel Solá con la ayuda de Pablo Iván Fernández Barahona, en la que una vez más la cuarta pared que separa al público de los actores, desaparece. Marta, Eli y Lucía nos cuentan directamente a nosotros las anécdotas y dificultades que plantea el día a día de un enfermo de Alzheimer, los miedos y dudas que surgen cuando decides privar a un ser querido de una verdad dolorosa, y los malabares que deben hacer para ocultar una enfermedad que se hace tan evidente con el paso del tiempo.

La naturalidad de las interpretaciones asombra, no sólo por la autenticidad que trasmiten Susana Abaitua, Andrea Ros y Tábata Cerezo, sino por la juventud de estas actrices, que con una prometodra carrera por delante, consiguen la empatía de los espectadores desde el primer instante en que empezamos a compartir sala con ellas.

Queremos ir al Tibidabo

Destaco, de entre todos los pequeños matices brillantes que relucen en Queremos ir al Tibidabo, las miradas cómplices y guiños que se dedican las tres actrices, que te involucran en sus discusiones y conflictos, hasta conseguir que estés a punto de participar dando tu opinión. Los gestos, entre ellas y para ti, son uno de las grandes aciertos de este montaje.

La Puerta de al Lado acoge esta historia que demuestra que la vida es tan dramática como nosotros queramos verla, porque siempre tienes la opción de elegir vivir los peores momentos con una alternativa donde haya lugar para alguna sonrisa; y si quieres saber cómo hacerlo, deja que Marta, Eli y Lucía te lo expliquen, te van a convencer, estoy segura.

 

 

Queremos ir al Tibidabo

La Puerta de al Lado (calle Olivar, 13)

ÚLTIMAS FUNCIONES, jueves 10 de julio a las 18 y 21h.

Entradas

 

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *