Rakel Camacho, directora de la rompedora obra “Lucientes”

Rakel Camacho, directora de la rompedora obra “Lucientes”

0 votes

Rakel Camacho, directora de “Lucientes, ¿sois almas en pena o sois hijos de puta?” nos habla de este espectáculo transgresor donde Goya y sus Caprichos son los protagonistas.

cartel-lucientes

Lavapiés. La terraza de una cafetería cualquiera -todavía era “veroño”, apurábamos los últimos rayos-, y unas aceitunas para acompañar mi Coca-Cola y su agua con gas. Hasta aquí, todo muy típico. Por delante, una función que comprender, una obra transgresora que conocer, y su directora con ganas de compartir lo que ella ha denominado “esperpento contemporáneo”.

“Todos los lenguajes que se trabajan y su fusión hacen que sea un espectáculo contemporáneo, y lo de esperpento tiene que ver con el contenido. El espectador no se va a encontrar con una historia al uso, que tenga su planteamiento, nudo y desenlace. Esto es lo que se hace sobre todo en España, donde no se arriesga en el teatro, en artes plásticas o video-creación, sí. El teatro siempre es un espectáculo. Para mí  es una fiesta en la que caben muchas cosas y el público tiene un papel muy importante”. Rakel Camacho presenta el último trabajo de la compañía La Intermerata de una forma directa, sin andarse por las ramas, dando un puñetazo en la mesa con las palabras. En la primera respuesta ya tengo bastante claro lo que vamos a ver y lo que pretende con esta obra que ofrece -no sin riesgo- algo diferente a lo que estamos acostumbrados.

 

Goya la DuquesaLucientes, ¿sois almas en pena o sois hijos de puta? es el título completo de esta creación donde el universo que Goya plasmó en sus Caprichos es el hilo conductor, la base donde los actores y el músico que ocupan la escena pintarán un cuadro que cada espectador entenderá desde su propia experiencia. Jorge Kent, Teresa Vallejo, Lorena Benito, Rebeca Matellán, Alda Lozano y Antonio Sansano son los actores; acompañados en el escenario por Marcel Mihok, su músico. Ellos estimularán nuestros sentidos y abrirán las ventanas de nuestra imaginación, pero cómo vivamos el encuentro y lo que nos llevemos a casa, depende de nosotros.

“El espectador se va a quedar descolocado, porque necesita de un periodo de adaptación al principio. El texto no lleva la acción, la llevan los actores, el contenido, las imágenes. Hay denuncia, sí, pero se hace de un modo poético, para que el publico tenga un planteamiento abierto sobre el que pensar sin que se lo den todo hecho”.

Lucientes1

Lucientes es un viaje por la idiosincrasia española partiendo de una selección de los Caprichos de Goya y otros grabados. Es un espectáculo multidisciplinar que pone ante nuestras perplejas miradas performance, teatro, música en vivo,  audiovisuales y danza.

¿Por qué Goya? ¿Qué tiene él, su imaginario, que hoy puede interesar a un espectador que va al teatro? De nuevo, Rakel no duda un instante al expresar sus razones. “Goya ama y le duele España. Aquí se conoce mucho su obra de encargo, pero tiene una importante obra crítica que se valora mucho más en el extranjero. Eso, posicionarse en su época, fue arte contemporáneo”.

La lectura de Valle-Inclán descubrió a Rakel Camacho la personalidad y genialidad potente que podía encerrar Goya. “Nunca retocaba sus cuadros, pintaba la realidad que veía. Los rostros que ves en sus obras son feos porque les veía así, reflejaba todo lo mezquino. Es un contraste con Velázquez y su perfección. Con unos doce años yo descubrí su obra y pensé ¿por qué son tan feos? Goya no se me olvidó por eso”.

Robo una frase del pintor que la compañía destaca en su dossier, donde se refleja de un modo casi premonitorio lo que encierra Lucientes: “la fantasía abandonada de la razón produce monstruos imposibles; unida con ella es madre de las artes y origen de las maravillas”. Escucho hablar a la directora sobre la escenografía que podremos ver en el Teatro del Arte, cómo se juega con la iluminación, con la música, los videos; y la cita de Goya se vuelve más real, define el espectáculo.

LAUN_copiaLe pregunto, por curiosidad, cómo cree ella que debe enfrentarse el público a un espectáculo que tiene de todo pero que no se define casi con nada. Tranquila, consciente de que es un pensamiento lógico, responde: “No hay que pensar, hay que sentir, dejarse estimular”. Rakel también destaca algo que para mí tiene un poder infinito, a veces infravalorado: la imagen. “Construyo una imagen, el espectador la recibe, y en su cabeza la compone; y probablemente, no será la misma que reciba el compañero de al lado. Una de las máximas del arte contemporáneo es que tú completas y formas parte del espectáculo”.

Pilar Almansa y ella firman un guión que nació en una creación colectiva. Muchos textos utilizados en Lucientes son noticias que eran actuales en el momento de creación, pero que no eran tan importantes como para abrir el telediario. Con uno de los Caprichos de Goya delante del equipo de artistas, se trabajaba para establecer el puente con la noticia. Rakel abre los ojos sorprendida, recordando la asombrosa relación que podía llegar a establecerse y que veremos sobre el escenario.

Rakel Camacho, directora y responsable de la idea germen de este trabajo, me remitió a una frase que ella utiliza siempre para definir lo que vamos a encontrar: “Comedia, aquelarre, realidad y suprarrealidad, estimularán la mente y el alma del espectador”. ¿Qué significa todo esto? Toca decidirlo a la salida, una vez disfrutado y digerido; pero promete ser un trabajo complejo, divertido, y juega mucho con la imaginación. ¿Os atrevéis a sumergiros?

Lucientes, ¿sois almas en pena o sois hijos de puta?

Jueves y viernes a las 19:30

Teatro del Arte

Compañía La Intermerata

Dirección e idea original: Rakel Camacho

Dramaturgia: Pilar Almansa

Escenografía: Marta Cofrade

Iluminación: M.Kenzo

 

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *