‘Relatos Salvajes’: el lado más animal del ser humano

‘Relatos Salvajes’: el lado más animal del ser humano

1 vote

relatos salvajes ábrete, sésamo blogCuando vas a cenar a un restaurante y asistes perplejo a la vaguedad del camarero, sin entender sus frases cortas, ni esa mirada de soslayo que refleja las pocas ganas que tiene de trabajar, intentas reunir toda la paciencia del mundo para mantener las formas y convencer a tu yo racional de que la velada no puede estropearse por un desafortunado calentón. Cuando la comida llega tarde, y no corresponde con lo que has pedido, respiras hondo e intentas mantener la calma sin llegar al escándalo público. Entonces miras a tu alrededor y ves como los demás camareros van de un lado a otro, con una sonrisa dibujada en la cara, y sirviendo de manera litúrgica el resto de mesas, sin entender porque tienes tan mala suerte de topar con alguien así. En ese momento, te levantarías de la mesa, estrellarías el plato contra el suelo, y probablemente, te lanzarías al cuello del camarero en cuestión. Pero no, en el mundo civilizado la violencia no se usa como vía de escape; la indignación se dosifica y no nos tomamos la justicia por nuestra mano. En Relatos Salvajes, la nueva película de Damián Szifrón (El fondo del mar, Tiempo de valientes), se plantea todo lo contrario. Aquí los personajes llegan al límite por circunstancias forzadas y el resultado son seis historias retratadas con genialidad y humor negro.

Ricardo Darín es un ingeniero experto en demoliciones, Julieta Zylberberg y Rita Cortese son la camarera y la cocinera de un restaurante en medio de la nada, Darío Grandinetti y María Marull protagonizan un desconcertante episodio que transcurre íntegramente en el interior de un avión, Érica Rivas es la novia enamorada que descubre la infidelidad de su marido en el banquete de la celebración, Oscar Martínez personifica a un millonario a cargo de una negociación oscura en el marco de una tragedia familiar, y Leonardo Sbaraglia se ve súbitamente envuelto en una inusual historia de carretera. Seis episodios protagonizados por personas aparentemente comunes que se ven expuestas a situaciones límites. Bajo la premisa de: todos podemos perder el control, las situaciones que se plantean dejan aflorar a cada uno de ellos el ser vengativo que llevan dentro. 

En sus dos primeras semanas de exhibición en Argentina, la película ha recaudado algo más de 4,5 millones de euros y ha llevado a 1,1 millones de espectadores a las salas.

En sus dos primeras semanas de exhibición en Argentina, la película ha recaudado algo más de 4,5 millones de euros y ha llevado a 1,1 millones de espectadores a las salas.

La calidad del guión nos mantiene clavados en la butaca con giros inesperados y el espectacular reparto supera aún más la genialidad de cada historia. La suma de todos sus componentes; la magnifica composición musical de Gustavo Santaolalla (ganador de dos Oscar por Babel y Brokeback Mountain), la dirección de cámaras y fotografía y la crítica social, hacen de Relatos Salvajes un viaje a la deriva, sin dirección, como un subidón de adrenalina debatiéndonos entre la risa y el miedo.

Algunos relatos, más cerca de la realidad local, nos hacen pensar si alguna vez podríamos reaccionar así en nuestra vida cotidiana. Si de verdad somos capaces de convertirnos en verdaderas bestias cuando nos sentimos humillados, estafados o engañados. Probablemente haya una parte de nuestro interior que no sepa medir las consecuencias de nuestras reacciones, pero al final, somos capaces de mostrar nuestro lado domesticado. Si no, ¿qué sería de nosotros si actuáramos más allá de los límites establecidos?

Jerónimo Carmona Garzón

@jerocgarzon

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *