“Si tú me dices ven lo dejo todo…pero dime ven”, de Albert Espinosa

“Si tú me dices ven lo dejo todo…pero dime ven”, de Albert Espinosa

0 votes

No sé cuantos artículos he escrito sobre el amor. No sé si esa constante se debe a encontrar respuestas, aunque lo cierto es que siempre caigo en ese juego de palabras que invita a reflexionar sobre el tema. Recuerdo aquél día tan extraño y caluroso que me regalaron Si tu me dices ven lo dejo todo…pero dime ven.

"Siempre he creído que las personas más importantes de nuestra vida todavía no las hemos conocido. Y como no existen, no nos preocupamos por si el coche las ha dejado tiradas, si se les ha muerto un ser querido, si están tristes o si les han abandonado. No existen aún en nuestro mundo y, por ello, su tristeza y su felicidad no nos pertenecen y no nos afectan. Hasta el día que los conocemos y nos ponen al día de su mundo..." Albert Espinosa.

Siempre he creído que las personas más importantes de nuestra vida todavía no las hemos conocido. Y como no existen, no nos preocupamos por si el coche las ha dejado tiradas, si se les ha muerto un ser querido, si están tristes o si les han abandonado. No existen aún en nuestro mundo y, por ello, su tristeza y su felicidad no nos pertenecen y no nos afectan. Hasta el día que los conocemos y nos ponen al día de su mundo…” Albert Espinosa.

Al leer el título pensé inmediatamente en una historia de amor. No tenía referencias de Albert Espinosa, y aunque no llegué a inventarme la historia, si me tomé la libertad de imaginar lo que quería leer. Supongo que es algo que hemos hecho todos infinidad de veces. A mi me gusta crear historias con los títulos de los libros. La mayoría de las veces no coincide, pero así es la vida; no siempre las cosas salen como nosotros esperamos. Más adelante descubrí que el libro iba a ser mucho más que una historia de amor. Nunca un título me había despistado tanto.

¿cómo contar una sinopsis inexplicable?

Es difícil resumir el argumento sin desvelar ninguna de las miles de cosas que pasan, pero para que entendáis lo que sentí y os transmita mis emociones para empujaros a leerlo, es justo que haga una pequeña sinopsis fría y poco evocadora para que sepáis de qué hablo:

Dani es un buscador de niños perdidos, y esta vez debe viajar a Capri para cumplir su misión. Justamente Capri, se convierte en el escenario de su descubrimiento, el lugar en donde, gracias a dos personas extraordinarias, tuvo lugar su verdadera iniciación en esta, su vida que ahora se pierde en un incierto recorrido. Junto con Dani, el lector se reencuentra con dos personas que no olvidará. Un anciano que le descubrió el significado de las cosas, un viajero que le transmitió un saber excepcional. Ambos salvaron su vida, la de un chico que había perdido a sus padres, librado a su albedrío.

Al llegar a casa empecé a leerlo. Tenía la necesidad de devorarlo y saciar la sed de mi imaginación. Enseguida paré. De pronto, las ideas preconcebidas se rompieron y cogí un cuaderno para apuntar muchas de las frases que estaba leyendo. La forma de intercalar el argumento con su sentido de la vida me motivó para convertir la lectura en una búsqueda de enseñanzas. Todos hemos luchado en algún momentos con los fantasmas del pasado, pero no es fácil encontrar las herramientas para superarlo. No sé si Albert Espinosa nos da esas herramientas o pretende ayudarnos, lo que si tengo claro es que me sirvieron para disfrutar de una lectura apasionante.

“Las grandes cosas están hechas de las pequeñas… Si cuidas las pequeñas cosas, las convertidas en grandes… Si cuidas sólo las grandes, siempre serás pequeño…” Albert Espinosa.

http://www.youtube.com/watch?v=M9rImXQl2lo

Hace tan solo unas semanas, antes de escribir este artículo, encontré en la jungla de los libros, donde trabajo, la nueva novela de Albert EspinosaBrújulas que buscan sonrisas perdidas. Otra vez volví a vivir lo mismo. Quería encontrar en el título una historia con la que identificarme. Convertir el libro en una vivencia propia, adjudicarme las emociones. Ahora sabía que podía hacerlo sin miedo a sentirme engañado o defraudado. Antes de abrirlo quería escribir estas palabras, motivar a los demás sin desvelar nada, y tomar conciencia de que hay personas que son capaces de dejarlo todo. Todavía hay personas que merecen la pena.

“No has de empezar una nueva vida, sino entender que la que viene es una continuación por desarrollo y evolución de aquella vida anterior”. Albert Espinosa. 

Jerónimo Carmona Garzón

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *