Territorios cromáticos

Territorios cromáticos

0 votes

Una mañana se nos acabó a todos el negro y nació el impresionismo”

Pierre Auguste Renoir

300x400-impresionistas_tcm164-21813

Atormentar una visita que promete aplauso final no se convierte en la mejor toma de contacto con su esencia. Pero lo cierto es que hasta el tercer viaje oficial que realicé al Paseo de Recoletos no pude acceder a las salas deseadas. La reseña que había leído sobre la exposición se me declaró en estado puro y el impulso se escapó esa misma mañana. La mayoría de las veces, la rapidez no resulta el mejor mecanismo de atracción, a no ser que se trate de precipitarse, inevitablemente, sobre los magníficos y personalísimos relatos de John Updike en Lo que queda por vivir. El asunto es que las exposiciones con declaración de best-seller conviene digerirlas como si de un plato de paella se tratara: retirar del fuego/mente y dejarla reposar unos minutos/semanas. De lo contario, los agentes ociosos (entiéndase los diferentes civiles en términos de “reposo” disfrutado unos y…obligado otros) contribuyen inevitablemente al tumulto y a las horas de espera en la fila.

"Un par de botas", de Vincent Van Gogh

“Un par de botas”, de Vincent Van Gogh

El resultado visual de esta muestra en la Fundación Mapfre supone un debate entre lo excelente y lo excelente. Garantiza la mirada satisfecha, mezcla la tentación de volver con la verdad del talento. Cuando en esa tercera ocasión pude sacar por fin mi ticket para la visita, el paisaje era otro bien distinto. En el patio luminoso de la entrada a la Fundación los bancos permanecían mojados y el grupo de gente que marcaba mi turno para acceder entraba con paso rápido acelerados por el frío. Ya en el interior, las buhardillas y las tabernas de París se encargaron de subir la sensación térmica; con Luces de Bohemia y las miradas de esas etnias gitanas errantes se muestra la autenticidad de una vida al margen de la rigidez de las estructuras burguesas. El desgaste y el envejecimiento del caminar por la vida en Un par de botas, de Van Gogh, la intensidad cromática y gestual de Gitana, de Kees van Dongen, o la nocturnidad silenciosa en ese periodo azul de Picasso en sus Azoteas de Barcelona, suponen también ese acercamiento a los distintos ambientes que se respiraban al margen de lo estrictamente establecido.

A pesar de los círculos de críticos espontáneos –esos que se aventuran sin ningún pudor a descifrar la intención del pintor en cada rasgo– formados alrededor de cada cuadro, hay imágenes que logran abstraerte brutalmente; la figura cansada y oscura de Vagabundo bajo la nieve de Steinlen invita atractivamente a perder el ritmo del itinerario. Te paras, desconectas y sientes cómo las líneas oscuras de su cuerpo caminan hacia ti como un alud de pensamientos escondidos.

"Gitana", de Kees van Dongen

“Gitana”, de Kees van Dongen

Y sin dejar de saborear las miradas nómadas y la melancolía de la vida artística nocturna de Montmartre y obras como la de Signac y El Moulin de la Galette, asciendo por la escalinata que me lleva a esas deseosas obras del Musée d´Orsay. De repente, impacto. Un disparo de color sin calibrar, un atrevimiento con la viveza, con el deseo de provocar a través de un nuevo lenguaje en la pintura. Renoir, Cézanne, la luz del puntillismo de Paul Signac y los puertos de Marsella. Y sin la mirada académica de la que por supuesto carezco, disfruto con ese dispositivo que salta en la piel cuando algo nos seduce. Lo primitivo y sencillo de Gauguin frente a la intensidad de los barrios de París con El salón de baile de Van Gogh.

“Cada día descubro cosas que no había visto la víspera; añado y pierdo determinadas cosas. En fin: busco lo imposible […]”, dice Monet en una de esas paredes blancas que respiran al lado de tanto latido pictórico. Y mi diagnóstico se endurece, se vuelve espejo reflexivo y juega a dibujarse con una nueva mirada en construcción. Ojalá se nos acabe el negro todas las mañanas…

 
FUNDACIÓN MAPFRE
(Paseo de Recoletos, 23)

HORARIOS: Lunes de 14.00 a 20.00 hrs. De martes a sábado de 10.00 a 20.00 hrs. Domingos y festivos de 11.00 a 19.00 hrs.

Mila Valcárcel

Written by Ábrete, Sésamo

0 Comments

  1. Marga

    Una vez más mil gracias por hacerne sentir y contemplar, tan sólo con leer tus impresiones, tan sólo con un click de ratón y sin moverme de mi asiento. No se me ocurre otra forma más sutil y cálida de describir tan fantástica colección. Imaginar ese escenario es de lo más gratificante para los sentidos.

  2. mercedes

    Como siempre que leo cualquier comentario tuyo sobre libros, exposiciones, peliculas, etc. me dejas ese regusto de haberlo ya visualizado levemente Es tal la fuereza del detalle conque describes las emociones que percibe tu mirada, que me dejas el ferviente deseo de admirar cada obra con detalle y comprobar si esas descripciones y sensaciones que también empleas, yo tambien las llegaría a sentir.

    Gracias Mila, eres genial

  3. marta

    …..con que la exposición sea capaz de transmitir la mitad de lo que tu transmites con tus palabras habrá merecido la pena ir a verla! tus comentarios, observaciones, tu forma de ver las cosas consiguen despertar mi interés en temas que nunca antes hubiera creido posible….con esto sólo me queda darte las gracias y pedirte que esa mano y esa cabeza no dejen de escribir nunca!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *