“Un cuento de invierno”, Shakespeare en Nave 73

“Un cuento de invierno”, Shakespeare en Nave 73

0 votes

La compañía SíoSí Teatro produce el montaje “Un cuento de invierno”, una tragicomedia de Shakespeare que estrenaron en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro.

Cartel-Un-cuento-de-InviernoUn cuento de invierno. Sólo el título es ya una invitación a sentarse cerca de la chimenea a escuchar relatos mientras el gélido viento choca contra las ventanas; y si William Shakespeare es quien lo firma, sabes, además, que es muy probable que vayas a soñar despierto.

Quienes dan voz y movimiento a este texto del dramaturgo inglés son ocho actores, encarnando a veintiún personajes, con quienes viajamos en esta historia que versiona y dirige Carlos Martínez-Abarca.

La tragicomedia que vamos a presenciar junto a esta hoguera teatral nos pone frente a las obsesiones de Leontes, rey de Sicilia, a quien los celos llevarán a destruir su idílica familia. Las sospechas recaen sobre su gran amigo Políxenes, rey de Bohemia, a quien la mirada envenedada del gobernante ve demasiado apegado a su mujer, Hermione. Esta primera parte de la obra incluye traiciones, encarcelamientos, y el abandono de su propia hija recién nacida.

En la segunda mitad, el drama se mitiga para dar paso a un aire desenfadado, que rompe con el estilo anterior y consigue que se aplauda a este título como uno de los más innovadores del autor.  Ahora la trama gira en torno al destino de Perdita, la inocente hija del rey siciliano, que fue encontrada y criada por unos pastores. Además, el amor que une a los hijos de los reyes enemigos, juntos a las canciones y burlas del pícaro Autólico, aportan los ingredientes que faltaban para que nos rindiésemos a la maestría e irónica coherencia con que Shakespeare mezcla los géneros dramáticos.

2-7-14.Cuento_de_Invierno.Corral_Com_edias_Foto_Andr�s_de_Gabriel_(10)Los ocho encargados de jugar con el público, sus emociones, y su complicidad, brillan de manera independiente y uniéndose al resto de piezas en un puzzle complejo pero donde todo encaja sin forzar. Carlos Lorenzo no defrauda. Da igual si es el rey de Sicilia, un pastor, o Montgomery Cliff, siempre deja claro que es una bestia teatral. Le escucho, le observo, y pienso: ”que no se baje del escenario jamás”. Te lo prohibo.

Autólico me regaló una flor, cantando y contoneándose, y claro, una tiene su corazoncito. Veis, ya me ha liado, si es que Carlos Jiménez- Alfaro lo borda, es un fantástico embaucador. Y no es el único personaje del que se viste y con el que convence, también ejerce de Tiempo que todo lo cura -o no- , de Mamilio, y Antígono.

un_cuento_de_invierno_nave_73_hoyenlacity_teatro_madrid_dentro2Las mujeres del elenco, bien se merecen una reverencia agradecida. Zaira Montes tan pronto conmueve con su resignación de reina acusada de adulterio, como baila en una fiesta de campesinos al son de la percusión. Rocío Marín dibuja en mi cara una sincera expresión de admiración, porque la versatilidad que demostró nadando entre la sobriedad y el arrojo de Paulina y la perfecta imbecilidad del Gañán, es para dejarse las manos en el aplauso. Y el trío feminino lo cierra Paula Ruiz, que desprende un halo de inocencia que baña el personaje de Perdita con una dulzura contagiosa.

Óscar Ortiz, David Lázaro y Luis Heras completan un elenco que en ningún momento me resultó desafinado o abrumador, y eso que yo con más de cinco personajes en escena tiendo a saturarme; pero ni las palabras vertidas, ni la batuta del director, ni la riqueza de las actuaciones, permitieron que saliera un instante de aquella velada junto al calor de cuento.

Para terminar, diré que siempre ocurre lo mismo, quienes saludan al público al finalizar la función son quienes reciben la lluvia de aplausos, pero aquí, más que nunca, necesito que ese cariño ruidoso llegue a todo el equipo, a los encargados de la escenografía, vestuario, iluminación, sonido, música en directo, coreografías, o las máscaras que portan los actores. Cada elemento es vital para conseguir que Un cuento de invierno se convierta en un vehículo para viajar a la tragedia y la comedia, por el mar o por los caminos, saltando por el tiempo entre realidad y magia, y disfrutar de un clásico como Shakespeare.

Un cuento de invierno

Sábados y domingos a las 19h en Nave 73

Entradas

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *