“Un poema para silbarlo”, la imaginación al descubierto con Teatro al Punto

“Un poema para silbarlo”, la imaginación al descubierto con Teatro al Punto

1 vote

La joven compañía Teatro al Punto juega con la imaginación y el proceso creativo del maestro Federico García Loca -extensible a muchos autores y creadores- en la poética y experimental obra Un poema para silbarlo.

un_poema_silbarloGuitarra española, cajón flamenco, un Autor escribiendo, y unos personajes latentes sobre el escenario. Todo lo demás es oscuro, gris, sin mayores arreglos que un vestuario sencillo. La obra, con sólo un primer vistazo a la escenografía, hace presagiar el importante peso que tendrá la imaginación y la capacidad de crear de cada una de las mentes allí reunidas.

Rodrigo Adrados dirige un texto de Carmen Barquilla (quien también actúa), que indaga en la mente de un Autor -inspirado en la  figura de Federico García Lorca-, en su proceso de creación, en los temas reprimidos, en la sexualidad escondida entre las líneas de sus obras,  y en la razón de ser del teatro, como arte y como arma contra la ignorancia.

El Autor vive un momento profesional muy dulce, tiene éxito y puede disfrutarlo; sin embargo, los personajes que conviven en su cabeza discuten entre ellos y con él, quieren su momento de gloria en el nuevo drama que escribe, quieren alternativas para sus trágicos finales, y aquel que es borrado del primer boceto, exige saber el porqué.

Historias rurales, otras surrealistas, todas se mezclan en una puesta en escena donde no faltan lágrimas, sonrisas pícaras, corazones desgarrados, pasiones silenciadas, y la poesía teatralizada de un maestro.

poema pra silbarloLa magia que habían puesto en marcha Laura Moreno, Javier Prieto, Leticia Texidor, la dramaturga y el director, empezó a tambalear cuando de pronto empezó un baile de luces, que se apagan y vuelven a encender, y escuchamos a los actores fuera de sus personajes, conversando desde sus nombres y apellidos, sacándome de la realidad imaginaria que en ese momento vivía. Aún sin reponerme, llegó otra escena que no supe encajar, y es el monólogo explicativo en el que el Autor se dirige al público para justificar la obra, convencernos de sus razones para escribir, compartir cuál es para él la misión del teatro.
Considero que se subestima la imaginación del público cuando un texto se mastica tanto. Quizás no sea una obra sencilla de digerir, debes pensar, querer entender; pero quienes acudimos al teatro, vamos- o debemos ir- abiertos a la sorpresa, a concebir varias interpretaciones para un texto, a escoger la línea que queramos, a sentirnos como en ese momento necesitemos. Para mi, estos instantes rompieron el hechizo de metáforas y susurros lorquianos que habían ocupado mi mente hasta entonces. Confieso que la última media hora estuve algo perdida en el juego que proponían, me vi sacudida, como involucrada en una obra completamente diferente, y no volví a estar con ellos.

federico-garcia-lorcaPero un final no sentencia una obra, y menos a esta que considero tiene un mensaje precioso, sobre todo para quienes creemos en el poder del teatro como arma contra la intransigencia, la ceguera cultural, o las barreras sociales. Un poema para silbarlo es una propuesta experimental que canta -las voces de las actrices erizan la piel, inmensas- a la imaginación de un maestro como Lorca, a su lucha interna por revelar o no a través de sus obras cuáles eran sus verdaderos deseos, al zumbido que provocan los personajes en tu cabeza hasta que se convierten en líneas con vida propia dentro de una hoja en blanco.

Además de la poética del texto, debo destacar que a pesar de la juventud de los actores, recorrían el escenario con una naturalidad muy limpia, con una mirada tan cómplice que cualquiera supondría décadas de experiencia en sus zapatos. El equipo detrás de Teatro al Punto tiene un coraje imprescindible para apostar por obras de contenido tan intenso y complejo como Un poema para silbarlo, y además de crear semejante historia, la resuelven con éxito; y como muestra de ello cada semana hay un cartel de entradas agotadas que habla por sí solo. Mi recomendación: mente abierta, imaginación desplegada, ganas de dejarse sorprender, y un deseo fuerte de ver a Lorca en cada palabra.

No puedo terminar sin mencionar algo que dice el personaje del Autor, y que para mi resume las dos opciones más claras de hacer teatro, dos maneras de ponerlo en pie, dos modelos para hacernos soñar despiertos mirando una realidad creada para el público:

“Y demostrar que si Romeo y Julieta agonizan y mueren para despertar sonriendo cuando cae el telón, mis personajes, en cambio, queman la cortina y mueren de verdad en presencia de los espectadores”

 

Un poema para silbarlo, de Teatro al Punto
Sala La Usina
Viernes de febrero a las 20h
Entradas

Iduna Ruiz de Martín

Written by Ábrete, Sésamo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *